México alista purga severa en su instituto de migración

MEXICO (AP). El gobierno mexicano planea una purga en su organismo federal de migraciones, aquejado por la corrupción, luego de un año en que los derechos de los indocumentados que cruzan el país sufrieron gravísimas violaciones, incluida la matanza de 72 centro y sudamericanos cerca de la frontera con Estados Unidos.

La administración del presidente Felipe Calderón ordenará esta semana la que se vislumbra como la mayor depuración del Instituto Nacional de Migración (INM), que incluirá la remoción de varios altos directivos, adelantaron a The Associated Press funcionarios federales que no tenían autorización para ser identificados en la prensa antes del anuncio oficial.

También se reformarán diversas prácticas que han causado omisiones, descuidos e incluso posibles actos de corrupción, dijeron los funcionarios, sin dar detalles.

Los funcionarios dijeron que la depuración se realizará luego que el gobierno federal ordenó un diagnóstico sobre las fallas en el INM. El ente está entre las diez dependencias federales con más quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por violaciones a las garantías individuales, que incluyen detenciones arbitrarias y retenciones ilegales de migrantes.

Entre enero y octubre de 2010, la CNDH recibió 5.815 quejas por violaciones a los derechos humanos, de las cuales 344 fueron contra el INM.

La purga se hará luego de uno de los peores años para los migrantes que pasan por territorio mexicano rumbo a Estados Unidos. Además de la masacre de 72 indocumentados en agosto, en diciembre se denunciaron al menos dos secuestros de grupos de centroamericanos, lo que reavivó el debate sobre la respuesta que México da a los casos de agresiones contra los migrantes.

Los secuestros denunciados _incluido uno de 50 personas presuntamente ocurrido el 16 de diciembre_ movilizaron a gobiernos de Centroamérica, que en un tono inusualmente duro reclamaron a México investigar los casos y advirtieron de una escalada de violencia contra los migrantes.

El gobierno mexicano, que siempre ha exigido a Estados Unidos un trato digno para sus propios migrantes, ha sido criticado en varios momentos por organizaciones civiles por no garantizar el respeto a los derechos de los centro y sudamericanos que pasan por el país.

Uno de los últimos hechos que evidenciaron las deficiencias internas del Instituto fue la fuga de nueve hondureños indocumentados de un centro de retención temporal de migrantes en el estado central de Hidalgo, el 21 de diciembre.

Los hondureños escaparon a través de un boquete que supuestamente hicieron en una de las paredes del lugar. Nadie oyó nada, a pesar de que las autoridades creen que el hoyo tuvo que haber sido hecho con algún objeto difícil de silenciar.

La fuga fue de noche, pero recién fue reportada la mañana siguiente.

Los funcionarios dijeron que lo menos que mostró el escape es el descuido de las autoridades del lugar. Las investigaciones sobre posibles responsabilidades aún continúan, aunque en principio el agente migratorio en turno fue removido de su cargo.

También se han encontrado casos calificados de omisiones, como en el estado norteño de Tamaulipas, donde la delegación del INM se ha negado a recibir a migrantes cuando las fuerzas armadas los presentan tras haberlos detenido.

La autoridad migratoria está obligada a recibir a los migrantes pero, según los funcionarios, los agentes de Tamaulipas, uno de los estados más afectados por la violencia del narcotráfico, argumentaron que habían recibido amenazas de traficantes. Al parecer, éstos buscaban que los migrantes permanecieran desprotegidos en la calle.

La evaluación del INM halló las mayores irregularidades en Hidalgo, Coahuila, Oaxaca, San Luis Potosí y Tamaulipas, además de la capital del país, donde hace unos meses se descubrió que un extranjero traficaba drogas desde una instalación migratoria y al menos un par de agentes han sido detenidos por presunto tráfico de migrantes chinos.

El INM es encabezado por Salvador Beltrán del Río, que asumió el cargo en octubre en sustitución de Cecilia Romero. Esta renunció luego de la masacre de agosto en el norte del país, presuntamente obra de narcotraficantes.

Tras investigaciones que pueden durar meses, la CNDH ha documentado distintas violaciones en los últimos años.

En 2007, 12 centroamericanos casi murieron asfixiados en una camioneta en la que fueron encerrados por agentes migratorios en represalia por no haberles entregado un soborno. Al año siguiente, la comisión dijo que funcionarios migratorios toleraron que marinos golpearan y detuvieran ilegalmente a indocumentados durante dos operativos que involucraron a 223 migrantes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes