México inflige nuevo golpe a poderoso narcocartel

MEXICO (AP). Poco más de dos semanas después de una operación militar que mató a un capo del narcotráfico mexicano, la policía detuvo a uno de sus hermanos, con lo que el gobierno envió un mensaje fuerte de que no cederá en la guerra antidrogas pese a una matanza ordenada en represalia.

Un juez ordenó que Carlos Beltrán Leyva sea mantenido bajo arresto durante por lo menos 40 días mientras las autoridades investigan posibles cargos de delincuencia organizada, posesión ilegal de armas y utilización de fondos ilícitos, informó el domingo la Procuraduría General de la República (PGR) en una declaración.

La Secretaría de Seguridad Pública federal informó el sábado por la noche que Beltrán Leyva fue detenido el miércoles en Culiacán, capital del estado occidental de Sinaloa. Los cinco hermanos Beltrán Leyva habrían fundado el cartel narcotraficante que lleva sus apellidos en esa ciudad, donde varios de ellos nacieron.

Su hermano Arturo, el presunto jefe del cartel, fue muerto por las autoridades el 16 de diciembre durante un tiroteo con la Armada en la ciudad central mexicana de Cuernavaca.

Arturo Beltrán Leyva era el sospechoso de más alto rango en los carteles de la droga en ser abatido por las fuerzas mexicanas desde que el presidente Felipe Calderón envió hace tres años a miles de soldados a varios estados del país a combatir al narcotráfico.

Las autoridades mexicanas habían descrito a Carlos Beltrán Leyva, de 40 años, como uno de los principales integrantes del cartel, pero no estaba claro si tomó las riendas de la organización después del fallecimiento de su hermano.

Un tercer hermano, Alfredo Beltrán Leyva, fue detenido en enero de 2008. Al menos un hermano más, Mario, permanece prófugo y es uno de los 24 capos más buscados en México, que ofrece dos millones de dólares de recompensa por su captura.

Aunque Carlos Beltrán Leyva no había sido incluido en la lista de los más buscados, la Policía Federal dijo que había una orden de detención en su contra desde 2008.

El arresto de Carlos Beltrán Leyva representó una señal clara de que el gobierno no piensa detener su campaña contra el cartel, a pesar del estremecedor ataque de represalia que se produjo poco después de la muerte del capo, cuando hombres armados masacraron a la madre y otros tres familiares de un marino muerto en el tiroteo en Cuernavaca.

Calderón prometió que su gobierno no se dejaría intimidar, pero las autoridades fueron mucho más discretas a la hora de anunciar el arresto del hermano del capo, pues esperaron tres días para comunicarlo a la prensa el sábado por la noche.

Las autoridades han culpado a la banda de sicarios Los Zetas por matar a los familiares del marino.

El domingo, la procuraduría en el estado oriental de Tabasco, donde ocurrió la matanza, anunciaron la captura de tres supuestos integrantes de Los Zetas, que supuestamente colaboraron con el ataque al vigilar el lugar donde fue perpetrado.

Otras cuatro personas están acusadas de tener un papel secundario en el ataque, y fueron capturadas la semana anterior, pero los autores materiales siguen prófugos.

La suerte y el trabajo de espionaje del gobierno mexicano parecen haber conducido a la captura de Carlos Beltrán Leyva.

La PGR dijo que un ciudadano alertó a las autoridades sobre la presencia de un hombre armado en el barrio Cañadas de Culiacán. Beltrán Leyva le mostró a los policías federales una licencia de conducir que lo identificaba como Carlos Gámez Orpineda, pero cuando los agentes cotejaron el documento en su Centro de Inteligencia detectaron que era falso.

Los hermanos Beltrán Leyva supuestamente trabajaron con Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, antes de separarse de él tras el arresto del líder del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas, en 2003. Pronto se apoderaron de rutas lucrativas para el tráfico de estupefacientes en el noreste de México.

Funcionarios del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), que brindaron datos de inteligencia para ayudar a encontrar a Arturo Beltrán Leyva, consideraban probable que uno de los hermanos se haría cargo del cartel a la muerte de su hermano.

El jefe de inteligencia de la DEA Anthony Placido dijo el mes pasado que Estados Unidos había recibido informes esporádicos acerca de planes para rescatar a Alfredo Beltrán Leyva de la prisión.

Las autoridades estadounidenses consideran que el cartel de los Beltrán Leyva ha cometido numerosos asesinatos sangrientos, incluidas decapitaciones. La organización ha podido también sobornar a numerosos funcionarios y policías para proteger su negocio ilícito y recibir información anticipada sobre operaciones militares.

Aunque el gobierno avanza sobre el cartel de los Beltrán Leyva, la presunta debilidad de la organización despierta temores de que se desate una batalla territorial más intensa por las áreas que ha controlado hasta ahora. Esto llevaría a más muertes en una guerra en que ya fallecieron más de 15,000 personas desde que el presidente Calderón asumió en 2006.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes