Miami recibe a parte de los menores indocumentados que llegan a EEUU

Tres refugios en Miami reciben a parte de los menores indocumentados que han inundado la frontera de Estados Unidos en los últimos meses, lo cual ha sobrecargado a las organizaciones que les prestan ayuda legal, advirtió este martes una de ellas.

"Estamos completamente abrumados. Estamos trabajando prácticamente sin pausa", afirmó a la AFP Cheryl Little, directora de Americanos por la Justicia de los Inmigrantes (Americans for Immigrant Justice), con sede en Miami, Florida (sureste de Estados Unidos).

"El año pasado prestamos servicios a 1.600 niños. Este año ya casi hemos alcanzado los 1.600", dijo Little.

Desde el año pasado, una ola de menores, sobre todo de Guatemala, El Salvador y Honduras, han ingresado clandestinamente desde México hacia Estados Unidos, generando lo que el propio gobierno de Barack Obama ha calificado de crisis humanitaria.

Entre octubre de 2012 y septiembre de 2013 se registró la entrada de casi 24.500 menores de edad sin compañía de un adulto, pero en los ocho meses siguientes la cifra se ha duplicado a 47.000.

Con los refugios en la zona fronteriza a su máxima capacidad, las autoridades migratorias han trasladado a una parte de los niños a una decena de ciudades, entre ellas Miami.

Consultada por la AFP, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos, encargada de la seguridad de los menores, indicó que espera manejar en total unos 60.000 casos en el actual año fiscal (octubre 2013-septiembre 2014), pero no ofreció cifras específicas para Miami.

Little afirmó que los tres refugios utilizados en la ciudad han ampliado en las últimas semanas su capacidad, hasta alrededor de 250 camas, pero que la situación es muy cambiante.

Organizaciones como Americanos por la Justicia de los Inmigrantes se encargan de entrevistar a los niños para determinar si pueden recibir beneficios para no ser deportados.

Los niños que fueron abandonados o maltratados pueden recibir visa o en algunos casos la residencia, señaló Little.

"En nuestra experiencia, muchos de estos niños han sido abusados, abandonados o desatendidos. Muchas de las niñas fueron violadas en su país de origen, o sufrieron violencia extrema, y algunas de ellas fueron inclusive violadas en su viaje a través de México", dice la abogada.

La mayor parte de ellos tienen familiares en Estados Unidos, agregó.

Un congresista por Florida, Joe García, dijo no obstante que el estado estaba preparado para recibir a los niños.

"Hay una crisis en la frontera porque la llegada de estos niños ha sobrepasado a los recursos disponibles y en Florida estamos preparados en esa materia desde hace años", dijo al Diario de Las Américas en Miami, luego de visitar uno de los refugios locales.

El gobierno de Obama ha dispuesto recursos para atender la crisis, y el vicepresidente Joe Biden tiene previsto reunirse el viernes en Guatemala con líderes centroamericanos para discutir la situación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada