Micheletti y Zelaya acuerdan zanjar crisis en Honduras

TEGUCIGALPA ( AP). Las comisiones negociadoras de la crisis política en Honduras alcanzaron un acuerdo la noche del jueves que abre las puertas para el retorno al poder del derrocado mandatario Manuel Zelaya, aunque la restitución quedará en manos del Congreso y la Corte Suprema de Justicia.

" Después de todo el vía crucis que hemos seguido, estamos optimistas porque seré restituido en la presidencia", declaró Zelaya desde la embajada de Brasil, donde se refugió hace más de un mes.

El representante de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Víctor Rico, anunció que las partes en conflicto finalmente rubricaron el acuerdo, de ocho puntos, producto de las negociaciones iniciadas el 7 de octubre. Esto se dio luego que Micheletti declaró a la prensa que había ordenado a sus negociadores firmar el documento.

" El diálogo ha llegado a una feliz conclusión. Hace apenas unos minutos las delegaciones han suscrito el acta y los textos", expresó Rico, acompañado del secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Thomas Shannon, quien llegó el miércoles junto a otros dos diplomáticos enviados por la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Rodham Clinton, para empujar una solución a la crisis que cumplió cuatro meses.

" Este es un acuerdo beneficioso para Honduras y la democracia hondureña", agregó.

" Ellos (los negociadores) son héroes de la democracia hondureña", manifestó Shannon. " Estados Unidos acompañará a Honduras en las elecciones" del 29 de noviembre, anticipó.

Poco antes, Micheletti leyó una declaración en la casa de gobierno ordenando a sus negociadores firmar un acuerdo para impulsar un gobierno de reconciliación que disponía el retorno de Zelaya.

" Mi gobierno ha decidido apoyar una propuesta que permite un voto en el Congreso Nacional, con una previa opinión de la Corte Suprema, para retrotraer todo el poder ejecutivo de nuestra nación previo al 28 de junio", dijo Micheletti en referencia a la fecha del golpe militar a Zelaya.

" Cabe señalar, que el aceptar esta propuesta representa una concesión significante por parte de nuestro gobierno", agregó. " No podemos poner el interés personal sobre el bienestar colectivo de esta gran nación".

Un centenar de simpatizantes de Zelaya se congregó en las primeras horas de la madrugada en un sector cercano a una de las entradas de la embajada brasileña para celebrar el acuerdo.

" Estoy feliz porque volverá nuestro presidente, el verdadero", dijo a la AP el taxista Abener Buezo Ulloa, de 25 años. " Ahora sí los hondureños vamos a unirnos".

Sandra Tercero, de 42 y que llegó con otros familiares en un automóvil, dijo que " esta es la primera parte de todo un proceso, y le agradecemos a todos los organismos internacionales y países amigos que nos han ayudado".

" Las elecciones no nos resuelven los problemas", añadió la mujer, que portaba una bandera grande roja y blanco del Partido Liberal, de Zelaya. Tercero abogó por la convocatoria a una asamblea constituyente.

El diálogo, que se había dado por concluido sin éxito el viernes pasado, estuvo trabado en el tema de la reinstalación de Zelaya debido a las divergencias sobre a qué órganos del Estado se debía acudir para validar ese paso.

Micheletti había propuesto a la Corte Suprema, pero Zelaya se opuso. Los negociadores de Zelaya propusieron que el Congreso decidiera la restitución.

" El solo hecho de reconocer (Micheletti) la necesidad de retrotraer los poderes del Estado al 28 de junio, significa un triunfo para la democracia hondureña", afirmó Zelaya. " Estamos optimistas porque los hondureños podemos llegar a acuerdos que se cumplan ... y significa que los gobiernos de facto serán una experiencia que no se repetirá en Honduras".

" Espero mi retorno al poder en los próximos días y la paz para Honduras", agregó el mandatario depuesto, quien de momento tendrá que seguir refugiado en la embajada brasileña.

" Zelaya aceptará la decisión del Congreso", aseguró el principal negociador del presidente derrocado, Víctor Meza.

Otros dos puntos del acuerdo contemplan la formación de una Comisión de la Verdad para investigar los sucesos antes, durante y después de la deposición y expulsión de Zelaya del país, así como una Comisión de Verificación sobre el cumplimiento de los aspectos del acuerdo, manifestó Micheletti.

El convenio dispone también el " reconocimiento de las elecciones presidenciales del 29 de noviembre" y " solicitarle a la comunidad internacional derogar todas las sanciones contra Honduras y enviar observadores a las elecciones", agregó el presidente de facto.

No se determinaron de momento plazos y fechas sobre el tema de la restitución de Zelaya. El Congreso está en receso, pero se prevé que con el acuerdo entre en sesiones extraordinarias.

Los negociadores reanudaron el diálogo la mañana del jueves, luego del arribo de los tres altos diplomáticos estadounidenses enviados por el Departamento de Estado, quienes se reunieron con todos los actores del conflicto.

Micheletti, quien pasó de líder del Congreso a la presidencia tras la expulsión de Zelaya por lo militares, dijo que accedió al acuerdo, entre otros motivos, para el desarrollo de un " exitoso proceso electoral ... que sea reconocido por la comunidad internacional".

También se buscó que el acuerdo " cumpla con los requisitos establecidos por nuestra Constitución", añadió Micheletti, quien proclamó con fuerza y varias veces " ¡Viva Honduras!".

Shannon advirtió temprano a los hondureños que se acababa el tiempo para lograr un acuerdo y que la comunidad internacional esperaba una pronta solución a la crisis provocada por el golpe de Estado.

Dijo que un acuerdo sería el " primer paso para la reintegración de Honduras a la OEA y (le) abre de nuevo las puertas de las instituciones financieras internacionales", agregó. " Sin acuerdo es mucho más complicado".

Por la tarde, la policía dispersó con gases lacrimógenos una marcha de unos 1,000 simpatizantes de Zelaya cuando se acercaba al hotel donde se desarrollan las negociaciones con la presencia de los diplomáticos estadounidenses.

Clinton dijo que el acuerdo representaba el final del conflicto en el país centroamericano.

Al margen de una visita en Pakistán, Clinton expresó a periodistas que siguen adelante las elecciones presidenciales y que Estados Unidos trabajará con Honduras para el desarrollo ordenado de los comicios.

El acuerdo en Honduras es un gran paso adelante para América Latina, dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes