Micheletti dejará temporalmente la presidencia de Honduras

TEGUCIGALPA ( AP). El gobernante de facto Roberto Micheletti anunció el jueves que pretende ausentarse temporalmente de la presidencia para que los hondureños puedan centrar su atención en los próximos comicios.

Micheletti mencionó que su ausencia podría ser entre el 25 de noviembre y el 2 de diciembre, pero indicó que tomará una decisión definitiva después de consultar a sus asesores y con diferentes sectores de la sociedad que han respaldado su gobierno. Las elecciones están programadas para el 29 de noviembre.

" Mi propósito con esta medida es que la atención de todos los hondureños esté concentrada en el proceso electoral y no en la crisis política", dijo en cadena nacional de radio y televisión.

" He considerado prudente abrir un espacio de reflexión para que los hondureños y hondureñas ponderen la importancia del sufragio y la responsabilidad que conlleva elegir a nuestro próximo gobierno... Por tal razón, pretendo ausentarme del ejercicio de mis funciones públicas por un período", anunció.

Micheletti, que está empeñado en lograr que los comicios sean reconocidos por la comunidad internacional, dijo que podría anticipar su regreso si fuera necesario por razones de orden público.

La determinación de Micheletti no requiere pasar por el Congreso, ya que de acuerdo a la legislación hondureña los legisladores sólo deberán pronunciarse si el periodo es mayor de 15 días.

Desde la embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado, el presidente derrocado Manuel Zelaya calificó el anunció de Micheletti como " una maniobra fácil... para engañar bobos".

En un comunicado enviado a la AP, el gobernante derrocado afirmó que " concluimos que es un falso anuncio (el de Micheletti), que denota claramente su debilidad y demuestra que es consciente que su presencia ensucia la democracia y sabe que bajo su dirección todo lo realizado es nulo, incluso el proceso político".

Zelaya dijo también que " sus resultados no serán reconocidos por las naciones del mundo ya que su régimen se origina de la ruptura del orden democrático y nace de un golpe de Estado militar. Micheletti con esta acción confiesa que es incapaz de trasladar legitimidad a Honduras por ser un presidente de facto".

Sostuvo asimismo que " en mi condición de presidente constitucional de Honduras condeno esta mascarada con la cual quieren legitimar el golpe de Estado (del 28 de junio) y ocultar la verdad y los crímenes cometidos contra el pueblo, la Constitución y la democracia".

Zelaya advirtió que " que de continuar el fraude electoral, será necesario repetir o reprogramar los comicios próximos (por) ser ilegales".

El ministro de la presidencia del gobierno de facto, Rafael Pineda, explicó luego a periodistas que Micheletti " sólo se ausenta de la función pública, no necesariamente de las responsabilidades de administrar los intereses del Estado".

Hizo referencia a que en ese caso la Constitución establece que podría ser el Consejo de Ministros la instancia que asuma tales funciones. " Pero esa es una decisión que no esta tomada", aclaró.

Dijo que Micheletti tomó la determinación para mandar un mensaje a la comunidad internacional de que " no está empeñado en entorpecer el proceso electoral o actuar dictatorialmente".

Explicó que la decisión definitiva sobre si se ausentaría o no la tomarán las instancias a las que el gobernante de facto consultará el viernes o el sábado, entre ellas la Corte Suprema, la Procuraduría y la sociedad civil.

El anuncio de Micheletti llegó un día después de que el subsecretario de Estado Adjunto estadounidense para Asuntos del Hemisferio Occidental, Craig Kelly, concluyó una visita a Tegucigalpa y dijo que los comicios son fundamentales para resolver la crisis política.

Horas antes de que Micheletti hiciera el anuncio, Zelaya había llamado a impugnar las elecciones, argumentando que constituyen una maniobra " antidemocrática repudiada por grandes sectores del pueblo" por encubrir los autores materiales e intelectuales del golpe de Estado.

En la víspera Micheletti volvió a pedir a Zelaya que designe a las personas que lo representarían en el gobierno de unidad nacional planteado en el acuerdo Tegucigalpa-San José, el cual firmaron ambos para superar la crisis política.

Zelaya ha afirmado en varias ocasiones que el acuerdo se convirtió en letra muerta porque Micheletti encabezaría el gobierno de unidad.

El acuerdo también estableció que el Congreso decida si Zelaya será restituido o no en el cargo. El legislativo convocó a la sesión plenaria para el 2 de diciembre, dos días después de las elecciones, decisión duramente cuestionada por Zelaya y sus partidarios.

El Tribunal Supremo Electoral, por su parte, reiteró el jueves que los preparativos para los comicios se realizan sin contratiempos y aseguró que serán seguros y transparentes.

La institución ha dicho que unos 250 observadores internacionales llegarán a Honduras.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes