Migrantes africanos protestan en Israel

Miles de migrantes africanos que exigen ser reconocidos como refugiados protestaron el miércoles frente al Parlamento de Israel, parte de una serie de manifestaciones masivas por su situación en el estado judío.

Más de 10.000 migrantes se concentraron frente al Knésset, el Parlamento israelí, y centenares más siguieron llegando a Jerusalén de todo el país, informó la policía. Los migrantes realizaron otras dos manifestaciones esta semana en Tel Aviv, donde exigieron el derecho a trabajar y a ser tratados mejor.

Los migrantes corearon "¡somos refugiados, necesitamos protección!" mientras levantaban las manos.

"Quiero pedir al gobierno israelí que escuche nuestras voces, que mire nuestras solicitudes de asilo, de forma transparente", dijo Dawit Domuz, un migrante de Eritrea que encabezó la protesta, a Radio Israel.

En una carta dirigida al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, que los líderes migrantes leyeron en voz alta ante el Knésset, exigieron que Israel libere a los migrantes de los centros de detención, procese sus pedidos de asilo y entable un diálogo con ellos.

Algunos legisladores invitaron a los líderes de la protesta a que ingresaran al Knésset para analizar su situación.

"Necesitamos verlos como seres humanos. No han hecho cosa ilegal alguna", dijo Michal Rozin, uno de los legisladores que invitó a los migrantes al Knésset, a Radio Israel. "Estamos exhortando a que haya una política adecuada respecto a ellos mientras permanezcan aquí".

Sin embargo, Yuli Edelstein, el presidente del Parlamento, prohibió su entrada en el edificio por temor a que su presencia pudiera ocasionar violencia, dijo el vocero de Edelstein, Eran Sidis.

"En realidad, estos manifestantes vienen a protestar contra las leyes israelíes y no actúan de acuerdo con las leyes israelíes. No podemos convertir el Parlamento en un chiste", dijo el legislador Miri Reguev a Radio Israel.

Decenas de miles de migrantes, en su mayor parte de Eritrea y Sudán, han llegado a Israel en los últimos años, y muchos de ellos desempeñan tareas de servidumbre en hoteles o restaurantes.

Los migrantes sostienen que son refugiados que huyeron de la violencia en sus países natales. Israel considera a muchos de ellos como migrantes por cuestiones económicas y ha utilizado diversas tácticas para cesar su llegada o disminuir su número. Ha levantado una valla a lo largo de la frontera con Egipto, aprobó una ley que permite la detención de los migrantes y ofreció incentivos financieros para animarles a partir.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada