Migrantes hondureños marchan en caravana por Guatemala en intento de llegar a EEUU

Miles de migrantes hondureños que huyen de la pobreza y la violencia marchan este miércoles en caravana por Guatemala en su intento por llegar a Estados Unidos, en medio de las amenazas del presidente Donald Trump de frenar la ayuda a los países del norte del istmo si no detienen este éxodo.

Agotados por el largo trayecto, caminando durante horas bajo el sol y la lluvia y en aventón en vehículos, un primer grupo de casi un millar de hondureños se refugió en la Casa del Migrante, auspiciada por la Iglesia Católica en el centro de la capital guatemalteca.

Su objetivo es recobrar fuerzas y seguir hacia la frontera con México en su camino al norte.

Otro grupo similar ya se encuentra en el este de Guatemala tras alcanzar la tarde del lunes la ciudad fronteriza de Esquipulas.

"Esto (caravana) es el principio de una avalancha que se viene, porque ya no soportamos tanta violencia", dijo a la AFP Denis Contreras, uno de los migrantes que huyó de Honduras con su hermana y dos sobrinas.

El hombre, de baja estatura y ojos claros, que viste una camiseta de fútbol de la selección de Honduras, afirmó que su meta es llegar a Estados Unidos y no regresar a su país, al que considera sumido en "el caos" por la violencia y la pobreza.

Además, regresar a Honduras sería su sentencia de muerte porque huir "ya está mal visto" por las pandillas.

"Si me regreso (a Honduras) lo más seguro es que me maten", lamentó Contreras, quien se dedicaba a conducir un autobús en la ciudad hondureña de San Pedro Sula y que diariamente debía pagar extorsión a los pandilleros.

La caravana de más de 2.000 migrantes salió el sábado pasado de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria hecha por redes sociales.

El lunes, un numeroso contingente de la policía guatemalteca intentó frenar su avance pero tras horas de tensión la multitud de migrantes logró llegar al poblado guatemalteco de Esquipulas y desde entonces han marchado en grupos hacia Ciudad de Guatemala.

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos en Honduras calificó como una "grave preocupación" la detención del periodista y defensor de derechos de los migrantes, Bartolo Fuentes, por parte de la policía guatemalteca mientras acompañaba la caravana.

En el gimnasio deportivo del refugio para migrantes, acondicionado como dormitorio, María Ramos, de 43 años, desayuna cereal con su hija de 15 años antes de partir a una terminal de buses y emprender viaje hasta la frontera con México.

La misión es adentrarse por el estado mexicano de Chiapas donde el gobernandor local, Manuel Velasco, anunció que atenderá a los migrantes pese a la advertencia del gobierno federal de frenar el ingreso a los hondureños que no cumplan con las leyes migratorias.

María, originaria del poblado occidental de Ocotepeque, fronterizo con Guatemala, señaló a la AFP que tomó la decisión de migrar al ver acercarse la caravana.

"Cuando vimos venir a la gente decidimos venir también", aseguró la mujer, que apenas subsistía con la siembra de maíz y frijol en su comunidad constantemente afectada por las sequías.

El sueño de los migrantes es obtener asilo en Estados Unidos, trabajar y ayudar a sus familiares que se quedaron en Honduras, agregó Sairi Bueso, de 24 años, quien empuja un carruaje con su pequeña hija de 2 años que sufre microcefalia.

Bueso derrama lágrimas al recordar a sus padres ancianos que se quedaron en Honduras y espera "trabajar unos cinco años" en Estados Unidos y luego regresar a su natal poblado de El Progreso.

Con una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, Honduras es considerado como uno de los países más violentos del mundo principalmente por la operación de las pandillas y la incursión del narcotráfico, una situación que impera también en Guatemala y El Salvador.

Además, el 68% de los nueve millones de habitantes en Honduras vive en condiciones de pobreza.

El nuevo éxodo de migrantes ilegales no sentó bien en Washington y el presidente Donald Trump amenazó a los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador de poner fin a la ayuda financiara que Washington les concede si no detienen la caravana.

"Si permiten que sus ciudadanos, o terceros, crucen sus fronteras y lleguen a Estados Unidos, con la intención de entrar ilegalmente al país, ¡todos los pagos hacia ellos se TERMINAN (FIN)!", sentenció Trump en Twitter.

Este miércoles Trump elevó sus amenazas al pedir reformas a "las horrendas, débiles y desactualizadas leyes de inmigración".

El sacerdote católico y activista Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante, indicó a la AFP que el gobierno estadounidense "es demagogo" con esas advertencias al acusarlo de "nunca apoyar a los pobres" y provocar la migración forzada.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes