Miles de damnificados por innundaciones en Australia

BRISBANE, Australia (AP). Al menos 200,000 personas padecen las secuelas de una lluvia prolongada en varias partes del noreste de Australia que provocó inundaciones en una zona más grande que Francia y Alemania juntas, informaron el viernes autoridades.

Miles de casas y negocios a lo largo y ancho del estado de Queensland están anegados debido a la lluvia de varios días, que también ha provocado el desborde de ríos. Dos localidades debieron ser evacuadas por completo cuando el agua las cubrió, al tiempo que destruyó caminos y arruinó sembradíos.

El noreste de Australia es una zona de fuertes tormentas e inundaciones durante el verano austral, pero la magnitud de los daños por las lluvias recientes es muy inusual, dijo la primera ministra de Queensland, Anna Bligh.

"Esta es sin duda una tragedia en una escala sin precedentes", declaró Bligh a la televisora Australian Broadcasting Corp. "Ahora tenemos 22 localidades o ciudades que están considerablemente inundadas o aisladas debido a que sus caminos se han bloqueado. Eso representa a unas 200,000 personas en una zona de un tamaño más grande que Francia y Alemania juntas", señaló.

Miles de personas han sido desalojadas de sus casas esta semana. En la comunidad de Emerald, en el centro de Queensland, unos 1,000 pobladores fueron evacuados en las últimas 24 horas.

La localidad estaba en riesgo de escasez de alimentos, apagones y anegaciones de aguas negras, refirió el alcalde del condado Peter Maguire. Las autoridades instalaron tres albergues para los desplazados.

La lluvia menguó el viernes en la mayor parte del estado, pero el nivel de ríos siguió creciendo en algunas zonas.

Bligh advirtió que las comunidades afectadas podría continuar bajo las aguas por más de una semana, y que los trabajos de limpieza podrían costar miles de millones de dólares.

Mientras tanto, la ciudad de Rockhampton, cerca de la costa en Queensland, se alistaba para un torrente de agua de río que se le aproximaba. Es posible que sea interrumpido el tráfico en caminos y vías de ferrocarril para el sábado, en tanto el aeropuerto de la ciudad tenía la intención de cerrar el fin de semana.

Las autoridades procedieron el viernes al desalojo de pobladores. Comenzaron con los ancianos y con las personas asentadas en zonas bajas.

Queensland abrió un fondo para control de desastres para alimentos de las víctimas por un millón de dólares australianos (un millón de dólares) de dinero estatal. La primera ministra Julia Gillard se comprometió a aportar una cantidad igual en fondos federales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes