Miles de ortodoxos observan el ritual del fuego sagrado

JERUSALEN (AP). Al compás de los tambores e himnos y la luz emanada de miles de cirios, los ortodoxos acudieron este sábado a la iglesia del Santo Sepulcro para observar el ritual del fuego sagrado, predecesor de la Pascua de Resurrección.

Los cristianos ortodoxos creen que Jesús fue crucificado y enterrado en el lugar en que se alza la iglesia del Santo Sepulcro y que una llama emanó espontáneamente de su tumba la víspera de la Pascua de Resurrección para indicar a sus seguidores que no los había olvidado.

Los feligreses portaban antorchas o manojos de 33 mechas en recuerdo de los 33 años que Jesús pasó en la tierra, mientras aguardaban con anticipación a que el patriarca ortodoxo griego en Tierra Santa, Teófilo III, se quitara la mitra alba-dorada y descendiera a la tumba acompañado por los patriarcas de los otros ritos orientales.

Tras la aparición de la llama, la transfirió desde dentro de la tumba a los creyentes congregados en la iglesia, que se apresuraron a encender sus propias velas y antorchas iluminando en pocos segundos el recinto hasta entonces a oscuras y que quedó llenó de humo. Las campanas del templo repicaron y algunos de los creyentes pasaron sus manos por la llama de sus cirios, reflejo de su creencia en el fuego divino y su naturaleza benéfica.

Los feligreses sacaron a hombros a uno de los clérigos que había entrado en la tumba en cuanto salió, agitando un mazo de mechas.

"Es un enorme experiencia y un lugar sagrado", dijo una serbia que dijo llamarse solamente Irena.

La llama del fuego sagrado fue llevada posteriormente a la iglesia de la Natividad, en la aldea cisjordana de Belén, donde según la tradición nació Jesús, y en vuelos especiales a Atenas y otras ciudades, uniendo a muchos de los 200 millones de ortodoxos de todo el mundo su con esencia espiritual.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes