Miles de tailandeses participan en una manifestación

Bangkok(AFP). Miles de personas desfilaron, hoy viernes, en el centro de Bangkok para denunciar la represión de una manifestación antigubernamental del 7 de octubre, que dejó dos muertos y 478 heridos, pero el primer ministro, Somchai Wongsawat, reafirmó que no renunciaría.

La víspera el jefe de las fuerzas armadas, el general Anupong Paojinda, acentuó la presión sobre Somchai, al afirmar que si estuviera en su sitio, dimitiría.

"El gobierno no puede abandonar su deber", respondió el primer ministro el viernes en una conferencia de prensa transmitida por televisión.

"El que renuncie o no renuncie dependerá del interés nacional", afirmó. Y cuando se le preguntó sobre la declaraciones del general Anupong, contestó "es tan sólo su opinión".

El viernes la policía se mantuvo al margen de los manifestantes que recorrieron el principal barrio comercial de la capital tailandesa blandiendo fotos de Somchai, con la inscripción "asesino".

La policiá estimó en 5.000 la cantidad de manifestantes.

El 7 de octubre, dos personas fueron muertas y 478 heridas por la policía que dispersó sin miramientos a los miles de opositores partidarios de la monarquía que habían organizado el bloqueo del parlamento en Bangkok.

Las protestas están organizadas por la Alianza del Pueblo por la Democracia (PAD) cuyos seguidores acampan desde el 26 de agosto en la sede del gobierno dominado por el Partido del Poder del Pueblo (PPP).

La PAD es una coalición extraparlamentaria heteroclita, dirigida por empresarios, ex oficiales y sindicalistas que tan sólo tiene un punto común: su odio hacia Thaksin Shinawatra, primer ministro derrocado por los generales monárquicos en septiembre de 2006 y refugiado en Gran Bretaña tras ser acusado de corrupción.

Somchai, elegido primer ministro el 17 de setiembre, es el cuñado de Thaksin.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes