Milicianos liderados por Al Qaeda avanzan ante tropas sirias

Insurgentes liderados por un grupo vinculado a Al Qaeda lanzaron el martes una amplia ofensiva contra tropas progubernamentales, avanzando hacia el sur de su bastión en la provincia occidental de Idlib.

La campaña, en la que se cree participan miles de combatientes, chocó con intentos ataques aéreos y proyectiles del gobierno que golpearon, entre otros objetivos, cuatro centros médicos en Idlib. Al menos un civil murió y dos hospitales quedaron fuera de servicio, según activistas.

La ofensiva llega días después de que Rusia e Irán, aliados del presidente de Siria, Bashar Assad, anunciaron que trabajaban con Turquía en un plan para establecer y mantener una “zona de desescalada” en Idlib, la última de cuatro zonas de esa clase. Las zonas ya establecidas han reducido de forma considerable la violencia en el país.

Las “zonas de desescalada” cerca de Damasco, en el centro de Homs y en el sur de Siria también han liberado a las tropas sirias y milicias aliadas para mantener su ofensiva contra milicianos del grupo extremista Estado Islámico en la provincia oriental de Deir el-Zour y el sur de Hama.

Los combates del martes se produjeron mientras las tropas progobierno intentan consolidar su control sobre la ciudad de Deir el-Zour, en el este, donde luchan contra bolsas de resistencia de milicianos del grupo EI. Las fuerzas sirias también cruzaron a la orilla oriental del Éufrates, alcanzando la misma ribera en la que están los combatientes sirios respaldados por Estados Unidos que libran otra ofensiva contra el grupo EI.

Tropas y milicias aliadas respondieron a la ofensiva iniciada el martes en una zona rural de la provincia de Hama, en la frontera con Idlib, y mataron a varios insurgentes, según el Central Military Media, afiliado al gobierno sirio. El medio informó de intensos ataques aéreos contra los insurgentes en Atshan, Skeik, Morek y Kfar Zeita, al norte y nordeste de Hama.

Los ataques aéreos alcanzaron la zona ofensiva, indicó Rami Abdurrahman, responsable del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, pero también el sur de Idlib, donde afectaron al menos a cuatro centros médicos.

Una anciana murió cerca del hospital de Alteh, al sur de Idlib, dijo Abdurrahman. La Agencia de Noticias Qasioun, gestionada por opositores, dijo que dos hospitales habían quedado fuera de servicio por los bombardeos y registró al menos 30 ataques aéreos en el norte de Hama y el sur de Idlib desde el martes por la mañana.

Se trata de la mayor ofensiva por ahora de Hayat Tahrir al-Sham, vinculado a Al Qaeda, y su aliados, entre los que hay combatientes chinos del Partido Islámico del Turkistán, explicó el jefe del Observatorio. La operación pretende llegar a la ciudad de Hama, controlada por el gobierno.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7