Milicianos toman la represa más grande de Irak

Milicianos suníes del Estado Islámico tomaron la mayor represa de Irak este jueves, dijeron vecinos de la zona a The Associated Press, un hecho que les dio a los rebeldes el control de enormes recursos hídricos y energéticos además de acceso al río que atraviesa el corazón de Bagdad.

Tras una semana de intentos, los milicianos extremistas tomaron por asalto la Represa Mosul y obligaron a las fuerzas curdas a replegarse, agregaron. Todos hablaron bajo la condición de anonimato por temor a las represalias.

El Estado Islámico dijo en un comunicado por internet que había tomado el control de la represa y juró seguir "la marcha en todas las direcciones". Tras precisar que no abandonará "el proyecto del gran Califato", aseguró que ha tomado 17 ciudades, poblaciones menores y blancos, incluyendo la represa, en los últimos cinco días. La declaración, descargada en un portal que el grupo usa con frecuencia, no pudo ser verificada.

Funcionarios de la región autónoma curda, cuyas fuerzas son las únicas que enfrentan a los extremistas en el norte, no respondieron a las llamadas.

El grupo escindido de al-Qaida ha instaurado su concepción de estado islámico en los territorios bajo su control en Irak y Siria, con una interpretación rígida de la ley islámica. Fuerzas oficiales iraquíes, curdas y de tribus suníes aliadas han tratado de desalojar a los milicianos del Estado Islámico, aparentemente sin mucho éxito.

La Represa Mosul, antes llamada Represa Saddam, se encuentra al norte de Mosul, la segunda ciudad de Irak, en manos de los rebeldes desde el 10 de junio. Los combates se intensificaron el domingo después que las localidades vecinas de Zumar y Sinjar también cayeron en poder de los rebeldes.

En Bagdad, un suicida estrelló su coche bomba contra un retén policial y causó la muerte de al menos 15 personas, informaron fuentes oficiales. Un funcionario de seguridad dijo que nueve de los muertos eran civiles. Añadió que hubo 26 heridos en el ataque en el vecindario de Kazimiyá, de mayoría chií.

Un funcionario de salud confirmó la cifra de víctimas. Ambos hablaron bajo la condición de no ser identificados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes