Militares se oponen a prohibición de revelar que son gays

ETIQUETAS

NUEVA YORK (AP). Siendo un cadete de la Academia Militar de Estados Unidos, Dan Choi enfrentó un dilema ético.

El código de honor de la academia era claro, y comenzaba con "Un cadete no mentirá". Sin embargo, siendo homosexual, Choi se sentía limitado por la política militar "no pregunte, no diga", la cual lo hacía ser deshonesto sobre quién era.

El mes pasado, seis años después de su graduación y dos años después de prestar servicios en Irak, Choi anunció abiertamente su homosexualidad, a pesar de que sigue siendo un oficial de infantería de la Guardia Nacional del Ejército.

Su anuncio de mediados de marzo fue parte del lanzamiento de Knights Out, la primera asociación representante de ex alumnos homosexuales y lesbianas de la academia de West Point. El grupo ya tiene al menos 50 miembros que se han identificado públicamente en el sitio de internet del mismo.

La misión manifiesta de la organización es abogar por la revocación del "no pregunte, no diga" para que los homosexuales puedan prestar sus servicios abiertamente en el ejército, y también con el fin de ayudar a preparar a la comunidad de West Point para que sean líderes efectivos luego que ocurra el cambio en esa política.

Bajo ésta, la cual quiere revocar el presidente Barack Obama luego de consultar con el Pentágono, el ejército no pregunta a los reclutas sobre su orientación sexual, mientras que los miembros en servicio tienen prohibido decir que son gay o involucrarse en actividades homosexuales.

"Obligar a la gente a mentir es una idea absolutamente fallida moralmente", dijo Choi en una entrevista telefónica desde su casa en el condado de Orange, en California.

La presidenta de la junta directiva de Knights Out, Becky Kanis, tiene recuerdos amargos de haber sido investigada cuando estaba en West Point por sospechas de que era lesbiana. Se graduó en 1991 y durante nueve años prestó con gusto servicios a la milicia en la fuerza de comunicación, pero señaló que con el tiempo se cansó de la necesidad de engañar.

"Comencé a sentirme inmadura; era demasiado adulta para estar mintiendo sobre dónde pasaba el fin de semana", comentó.

Kanis vive ahora en la ciudad de Nueva York, donde trabaja para un instituto en favor de personas sin hogar. Cree que es inminente el final de "no pregunte, no diga", y espera que Knights Out estará bien posicionado para servir después de la revocación como una fuente de información sobre cómo puede el ejército manejar asuntos homosexuales/lésbicos.

Por ahora, Knights Out no tiene una relación formal con la academia ni con la Asociación de Graduados de West Point, principal grupo de ex alumnos. La vocera de la asociación, Kim McDermott, dice que ésta no se puede asociar con un grupo de ex alumnos que aboga por un cambio de política.

Francis DeMaro, del departamento de asuntos públicos de West Point, dijo que los miembros de Knights Out son bienvenidos en el campus como individuos, pero agregó que la academia no se afilia con ningún grupo de ex alumnos excepto la Asociación de Graduados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes