Millonario senador francés juzgado por cuentas ocultas en el extranjero

El millonario empresario y senador francés Serge Dassault, tercera fortuna del país según Forbes, es juzgado desde este lunes en París por haber ocultado decenas de millones de euros en paraísos fiscales.

Dassault, de 91 años, no estaba presente en el momento de la apertura de su juicio por blanqueo de fraude fiscal, que durará hasta el jueves. En otro caso, el senador es también sospechoso de compra de votos en período electoral.

El empresario es presidente del grupo Dassault, buque insignia de la aeronáutica francesa, dueño del diario de derecha Le Figaro, así como senador opositor y exalcalde de la ciudad de Corbeil-Essonnes, al sur de París.

Fue encausado tras una investigación abierta sobre su patrimonio en noviembre de 2014. Se le reprocha haber tenido cuentas en el extranjero para ocultar parte de sus activos a la administración fiscal.

Se trata de cuatro cuentas de fundaciones y sociedades en las islas Vírgenes Británicas, en Luxemburgo y en Liechtenstein, por un total de 31 millones de euros. Según una fuente de la investigación, Dassault ya ha regularizado su situación.

La defensa de Dassault planteó al iniciarse el juicio varias alegaciones de procedimiento, que --si son aceptadas-- pueden provocar una postergación de las audiencias.

La existencia de esas sumas en Luxemburgo y en Liechtenstein ya fue evocada en el marco de otra investigación sobre Serge Dassault, esta vez por un presunto sistema de compra de votos en las campañas para las elecciones municipales en Corbeil-Essonnes en 2009 y 2010.

Serge Dassault, que fue alcalde de esta localidad de 1995 a 2009, está encausado en este caso con otras siete personas, entre ellas el actual alcalde, Jean-Pierre Bechter, que lo sucedió en el cargo.

Una de las personas implicadas, Gérard Limat, ofreció un testimonio considerado clave en octubre de 2014. Limat, "gran amigo" de la familia Dassault, admitió haber utilizado dos cuentas en Luxemburgo, pertenecientes en realidad al senador, para distribuir hasta 2010 fondos a intermediarios en el marco de la campañas electorales en Corbeil.

Las investigaciones también revelaron que cerca de cuatro millones de euros habían sido transferidos de estas cuentas a "obras presuntamente caritativas en Argelia y Túnez en el período de 2009 a 2010", según esta fuente cercana a la investigación.

Los jueces también se incautaron en la residencia y en el cuartel general político de Serge Dassault de listas de electores con las menciones "pagado" y "no pagado", así como con anotaciones ("permiso de conducir", "apoyo tras salir de la cárcel") que acreditan la existencia de este tipo de práctica fraudulenta.

El empresario está imputado por compra de votos, complicidad en financiación ilícita de campaña y financiación superior al máximo autorizado. Dassault no niega las donaciones, pero sí que hubiera corrupción en ello así como cualquier vínculo de esas donaciones con las elecciones.

Este caso está aún en fase de instrucción judicial.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes