Millones de chinos vuelven al terruño para pasar Año Nuevo

PEKÍN ( AFP). Decenas de millones de personas volvieron a abarrotar este año las estaciones de trenes, las terminales de autobuses y los aeropuertos de China, para regresar a sus ciudades y aldeas a pasar en familia las fiestas del Año Nuevo lunar.

La tradición sigue teniendo mucho peso en la sociedad china: el Año Nuevo se pasa en familia, incluso este año en que coincide, el 14 de febrero, con la celebración de San Valentín, para desgracia de los enamorados, obligados a elegir entre sus padres y su media naranja.

También en nombre de la tradición y para responder a las presiones familiares, algunos jóvenes solteros viajarán acompañados de novios y novias ficticios, cuyos servicios habrán contratado para la ocasión.

Serán en total decenas de millones los que afronten un viaje a menudo agotador, en medios de transporte abarrotados, con largas esperas en estaciones saturadas, tras haber luchado para obtener un billete de tren o de autobús, en ocasiones a precio de oro en el mercado negro.

Pese a 12 horas de trayecto en perspectiva, Tan Xuesong y su mujer están felices. Pronto esta pareja de trabajadores migrantes llegará a casa de los padres de él, en la provincia de Jilin (noreste).

" Son las vacaciones más importantes en China y la mayoría de gente quiere volver a sus casas", explica Tan, de 40 años, entrevistado cerca de una de las estaciones de Pekín.

" Pese a que no hay suficientes billetes de tren, no se puede hacer nada, todo el mundo quiere partir", subraya.

Se prevé que más de 210 millones de viajeros tomen el tren durante estas vacaciones, lo que representaría una cifra récord.

Tan ha tomado precauciones para hacer frente al desafío: llevarán con ellos víveres y agua.

Por su parte, Liu Xiaomei, una oficinista de 28 años, parte cargada de regalos.

" Voy a regalar especialidades de Pekín a mis padres, como pato lacado, además de cigarillos y licores", explica mientras espera el autocar que la llevará a Tangshan, a unas horas de la capital.

La temporada de viajes empezó a finales de enero, pero la mayoría de los desplazamientos tienen lugar en los días que preceden al Año Nuevo.

Todos los años esta época representa un rompecabezas para las autoridades, que deben solucionar situaciones de caos indescriptibles, luchar contra los revendedores de billetes y desplegar personal de seguridad adicional, sobre todo en el sur, cuyas fábricas emplean a decenas de millones de trabajadores procedentes de otras regiones del país.

Hasta ahora, no ha habido ningún problema.

En 2008, las multitudes se había quedado bloqueadas en las estaciones, obligadas a abandonar sus proyectos de reuniones familiares, debido a los temporales de nieve que paralizaron el centro y el sur del país.

China tiene al menos 150 millones de trabajadores migrantes, que dejaron pueblos y aldeas en el campo para ir a trabajar a las ciudades y zonas industriales del sur y el este.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes