Mineros con hambre y con ganas de cepillarse los dientes

COPIAPO ( AFP). Los 33 mineros atrapados hace 18 días al interior de una mina en el norte de Chile están en perfecto estado de salud, " con mucha hambre" y con ganas de cepillarse los dientes, según informó este lunes el ministro de minería Laurence Golborne, tras conversar con ellos a través del sondaje por casi una hora.

" Están bien, no tienen ningún problema de salud, salvo uno que tiene dolor de estómago, y dicen que tienen mucha hambre por razones obvias", dijo el ministro, quien agregó que los mineros " pidieron que les mandáramos comida y escobillas de dientes y algo para los ojos", debido al polvo en suspensión.

Los equipos médicos presentes en el yacimiento contactaron con los mineros a través de un citófono que les fue enviado a través del ducto por el cual el domingo se estableció la primera comunicación, y se pudo corroborar que " están todos en perfecto estado de salud, y no hay traumatizados", dijo la médica Paula Newman.

El mecanismo es bastante rudimentario: cada comunicación se demora una hora, el tiempo necesario para bajar y subir por el ducto una "paloma", la cápsula que contiene mensajes, alimentos y medicamentos. El objetivo es establecer tres sondas para abastecerles de comida, establecer comunicación y generar ventilación de forma continuada.

" Tienen molestias bastante menores para lo que podríamos haber esperado" después de permanecer 18 días al interior del yacimiento, a 700 metros de profundidad, sometidos a altas temperaturas y humedad, explicó Newman, quien está a cargo del operativo de sobrevivencia.

Según Golborne, los mineros " están muy bien de ánimo" y se han organizado para sobrevivir y convivir en las entrañas del cerro. " Inmediatamente pusieron al teléfono al jefe de turno, que con gran entereza y control de la situación nos mantuvo perfectamente informado de lo que ocurría", dijo el ministro.

Durante la conversación, los rescatistas pasaron lista de los mineros atrapados, les preguntaron por su estado de salud y constataron que " tienen agua suficiente para sus necesidades", según explicó el ingeniero a cargo de las labores de rescate, André Sougarret.

Los mineros explicaron que no están usando el refugio donde se suponía se habían resguardado porque no está suficientemente ventilado, y "se mostraron muy contentos" cuando se les informó que sus compañeros que salieron de la mina poco antes del derrumbe se encontraban en buen estado también, dijo Golborne.

Newman informó que ya se les proporcionó una solución glucosada al 5% y un comprimido de omeprazol, un medicamento para revestir el estómago para evitar las posibles úlceras de estrés por la falta de alimentación de todos estos días. Los mineros deberán esperar por lo menos un día más antes de recibir alimentos sólidos, según Newman.

Sougarret explicó también que se está acabando de topografiar para poder diseñar un nuevo acceso, y que van a coordinarse con los mineros cuando empiece a trabajar la máquina para que ellos mismos realicen labores de limpieza dentro del yacimiento.

Asimismo, el ingeniero aseguró que no se ha comunicado a los mineros el tiempo que deberán esperar para que sean rescatados, que se estima que estará entre los tres y cuatro meses.

De momento, los rescatistas les mandaron deberes: deben rellenar una encuesta enviada a través de la 'paloma' para que los equipos médicos y psicológicos sepan quien es el líder entre ellos, cuando fue la última vez que almorzaron y fueron al baño, y si toman algún medicamento.

Los mineros quedaron atrapados el 5 de agosto tras un derrumbe en una mira de oro y cobre, 800 km al norte de Santiago.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes