Ministro belga afirma que Gran Bretaña debe pagar por Brexit

Las expectativas de Gran Bretaña en su proceso de divorcio de la Unión Europea “no son realistas”, afirmó el viernes el primer ministro de Bélgica, Charles Michel. El mandatario envió una clara advertencia de que Gran Bretaña no podrá eludir una cuantiosa factura por su decisión, que ha conmocionado el corazón del bloque.

“Los que piensan en Gran Bretaña que pueden pulsar el botón del Brexit y no pagar una cuenta están terriblemente equivocados”, afirmó Michel en una entrevista con The Associated Press.

Ambos bandos han chocados esta semana en declaraciones combativas sobre las negociaciones, que comenzarán tras las elecciones británicas del 8 de junio. Algunos han cuestionado cuánto tendría que pagar Gran Bretaña, en caso de que debiera hacerlo. Las estimaciones habían oscilado entre los 20.000 y 60.000 millones de euros, hasta que el Financial Times elevó la cifra a hasta 100.000 millones de euros (109.000 millones de dólares), una cantidad que Londres ha rechazado de plano.

“Cada vez más en Gran Bretaña se darán cuenta de que el Brexit, bueno, tiene consecuencias: económicas, comerciales, de alianzas”, dijo Michel. “Quizá durante el referendo se dio la impresión de que una vez se pulsara el botón del Brexit, todo se resolvería solo con facilidad. Bueno, eso no es cierto. Cuando uno pulsa ese botón del Brexit, hay consecuencias, hay una cuenta que pagar”.

Los otros 27 países de la UE han mostrado un frente unido ante el Brexit, y Michel reflejó la postura de que las negociaciones deben hacerse en los términos que marque la UE, no Gran Bretaña.

También insistió en que imponer la estrategia negociadora no depende de la primera ministra británica, Theresa May. May ha intentado establecer conversaciones paralelas sobre la salida británica de la UE al mismo tiempo que negocia su relación futura y un acuerdo comercial con el bloque.

“Eso no es realista”, dijo Michel. “Nos estamos separando, como en un divorcio. Hay que resolver las cuestiones materiales, financieras, quién se queda a los niños, medidas de transición”.

“Sólo después podemos mirar al futuro. Hay que volver la página antes de empezar a escribir la siguiente. Y comprender esto es tarea de la señora May”, añadió.

Según los planes preliminares de la UE, las negociaciones se centrarían primero en encontrar un acuerdo para los ciudadanos que viven y trabajan en los países del otro bando, resolver las obligaciones financieras británicas y encontrar una solución para la frontera entre Irlanda y el territorio británico de Irlanda del Norte. Sólo si se logran avances suficientes en los próximos meses aceptaría la UE abrir los diálogos sobre la relación futura con Gran Bretaña.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló que esto podría ocurrir a partir de otoño, pero Michel señaló que ese plazo es muy ajustado. “Sería inteligente colocar de inmediato las cuestiones difíciles sobre la mesa. De lo contrario corremos el riesgo de negociar las cuestiones fáciles durante un año o 18 meses, y que al acercarnos al plazo límite de dos años haya una explosión en las conversaciones porque las cuestiones complicadas surgirían demasiado tarde”, dijo Michel.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7