Ministro testificará por nexos con paramilitar colombiano

BOGOTA(AP). El ministro del Interior Fabio Valencia Cossio apenas superó las presiones de opositores para renunciar al cargo debido al encarcelamiento de un hermano y ahora deberá dar su versión ante la Fiscalía por una vieja denuncia de que tuvo lazos con un jefe paramilitar ahora encarcelado.

Valencia Cossio divulgó el viernes por la noche un comunicado indicando que la Fiscalía General había dispuesto que ofreciera su versión o testimonio sobre una denuncia hecha ante el congreso en abril del 2007.

"Acabo de ser notificado por la Fiscalía General de la Nación de la 'apertura de investigación previa' para escucharme en versión libre y espontánea por una denuncia que en mi contra formuló el senador Gustavo Petro Urrego", del opositor partido Polo Democrático, dijo el ministro en su nota divulgada a la prensa por correo electrónico.

La diligencia, para la cual no se ha fijado una fecha, sólo representa averiguaciones preliminares sin que existan acusaciones ni medidas adicionales como una detención y ya en el pasado congresistas e incluso funcionarios de gobierno, han dado su testimonio de la misma forma por otros asuntos.

Según el ministro el caso se refiere a una carta fechada en septiembre de 1995 y supuestamente firmada por Ramón Isaza, un ahora encarcelado paramilitar, quien en la misiva da cuenta que dos personas hablando a nombre de Valencia Cossio fueron a pedirle "para que apoyaran mi elección (como miembro) al Directorio Nacional (del partido) Conservador", dijo el titular del Interior refiriéndose a su grupo político.

En aquellos años y al conocerse la supuesta carta de Isaza, la oficina de la Fiscalía en Medellín, ciudad colombiana a 250 kilómetros al noroeste de Bogotá, llamó a declarar a varias personas y después se "inhibió" en el caso, aseguró el ministro.

El tema de la carta resurgió en medio de debates legislativos en 2007 sobre relaciones del paramilitarismo y el mundo político colombiano.

La Fiscalía no se pronunció de inmediato sobre qué nuevo elementos habrían surgido en el caso, en el que Isaza a dado dos versiones contradictorias, una, que no recuerda haber firmado la carta y otra en que sí la firmó.

Petro aseguró que cuando la justicia "se inhibe" es que no encuentra de inmediato elementos para seguir un caso, lo que no significa que lo cierre definitivamente y por eso ahora puede llamar a un testimonio al ministro.

Sobre la veracidad de la carta "yo no tengo dudas, pero ese no es el problema, eso le tocará a la justicia decirlo", dijo Petro en diálogo telefónico. "El problema es que en este gobierno eso (de relacionarse con el paramilitarismo) no es delito, delito es quien lo denuncia", se quejó Petro.

El ministro, que reiteradamente niega la veracidad de la misiva, expreso: "soy respetuoso de las decisiones judiciales, las acato", respecto a la decisión de la Fiscalía.

El ministro sobrellevaba presiones de que renunciara al cargo luego que su hermano, Guillermo Valencia Cossio, fue destituido como director de la Fiscalía de Medellín en agosto y un mes después fue capturado por sospechas de enriquecimiento ilícito al mantener supuestos nexos con socios de un jefe narcoparamilitar que está fugitivo: Daniel Rendón Henao.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes