Morales inició marcha para presionar nueva Constitución

Bolivia (AFP). El presidente Evo Morales inició, hoy lunes, una marcha sindical de 200 km que se dirige a La Paz para presionar al Congreso a que dé vía libre a la nueva Constitución, rechazada por la oposición de derecha y por cinco de los nueve departamentos de Bolivia.

El mandatario dio luz verde -en esta población a más de 4.000 metros de altura- a la marcha en una ceremonia en que participaron unos 7,000 a 10,000 campesinos y obreros con pancartas, banderas indígenas y al son de bandas de música.

"Esta será una marcha pacífica, histórica y por la unidad nacional", afirmó el gobernante.

Durante la concentración, el jefe de Estado dijo que la caminata, que durará de cinco a siete días, es para "persuadir" a los grupos opositores de que no bloqueen en el Congreso el llamado a consulta por la nueva Carta Magna.

El oficialismo controla la Cámara de Diputados pero un bloqueo al referendo se puede dar en el Senado que está en manos de partidos de derecha y centroderecha que rechazan la norma por ser excesivamente estatista e indígena.

Para Morales, la nueva Constitución -de corte indígena y estatista- es fundamental para fortalecer su plan de gobierno y "refundar el país".

El líder del poderoso sindicato de colonizadores, Fidel Surco, dijo que en la marcha "vamos a participar como mínimo unas 10,000 personas" para que el "Congreso le diga sí a la nueva Constitución".

Morales dijo con anterioridad que su deseo es que se apruebe este mes en el Parlamento el llamado a referendo, que podría realizarse en febrero de 2009.

Dando por descontado que el referendo se realizará y que además será ganado, el oficialismo tiene en mente adelantar las elecciones generales a julio del próximo año para renovar los poderes Ejecutivo y Legislativo, pese a que Morales debería terminar su mandato en enero de 2011.

Con la nueva Constitución, Morales podrá ir a la reelección hasta el 2019.

Mientras el aparato político-sindical del oficialismo comenzaba la marcha, la oposición política y regional cuestionó que Morales utilice a los campesinos para cercar al Congreso y lo responsabilizó de las consecuencias que ello pudiera provocar.

"Esto demuestra que todas estas marchas no son independientes al gobierno, son organizadas por el gobierno y el gobierno deberá asumir toda la responsabilidad de lo que pueda ocasionar esta marcha", dijo el presidente del Senado, Oscar Ortiz, del partido Podemos, principal fuerza de oposición.

La autoridad recordó que está en marcha un diálogo en el Congreso entre oficialistas y opositores para concertar los cambios que se harían a la nueva ley fundamental y cómo se encajan en esta norma la formación de gobiernos autónomos regionales, que reclaman cinco de los nueve departamentos del país.

Anticipándose a una eventual aprobación constitucional sin consenso, los prefectos (gobernadores) de Santa Cruz, Rubén Costas, y de Tarija, Mario Cossío, dijeron que la aprobación de la Carta Magna generará una "resistencia democrática", aunque sin precisar en qué consiste.

Esas autoridades, además de las de Chuquisaca, Beni y Pando, apoyaron en septiembre cortes de ruta, justamente en rechazo a la Constitución oficialista, además de reclamar que el poder Ejecutivo les devuelva fondos públicos, nacidos de un impuesto petrolero.

Los conflictos de esos días dejaron a Bolivia al borde de una guerra civil, tras enfrentamientos que dejaron 19 muertos, 16 de ellos en una matanza de campesinos en el departamento de Pando, al norte de Bolivia.

El reflote de la violencia es un temor latente -según analistas locales- por la falta de entendimiento entre oficialistas y opositores.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes