Motín en una cárcel brasileña dejó un saldo de 18 muertos

RIO DE JANEIRO ( AFP). Un motín que duró unas treinta horas en una prisión de máxima seguridad en el estado brasileño de Maranhao (noreste) se saldó este martes con la muerte de 18 reclusos, informaron a la AFP las autoridades locales.

Las víctimas fueron asesinadas durante riñas entre distintas facciones de delincuentes, destacó el secretario de Seguridad del estado, Aluisio Guimaraes, quien criticó la " inútil matanza".

Cinco guardias penitenciarios, que eran mantenidos rehenes desde la mañana del lunes, fueron liberados sanos y salvos.

Los motines son frecuentes en las prisiones brasileñas, donde la superpoblación fomenta que organizaciones criminales impongan el orden.

La prisión de Sao Luiz es un establecimiento de alta seguridad donde se encuentran detenidos 320 criminales, entre los más peligrosos del estado de Maranhao, precisó Guimaraes.

La cárcel forma parte del complejo de Pedrinhas, la principal penitenciaría del estado, que alberga a 4,000 presos cuando tiene lugar para 2,000.

" La Policía Militar retomó el control de la cárcel y regresó la calma", aseguró el responsable de la seguridad del estado.

La rebelión comenzó el lunes por la mañana cuando los presos sometieron y balearon a un agente durante una inspección.

Según los medios locales, los reclusos se habrían amotinado para exigir a las autoridades mayor agilidad en el tratamiento judicial de procesos y mejores condiciones carcelarias.

Sin embargo Guimaraes afirmó que ni la superpoblación ni los malos tratos provocaron el motín.

" Durante las negociaciones, los detenidos solicitaron la dimisión del director. También exigieron que las visitas íntimas ocurran en las celdas, lo que es imposible", destacó.

Los cinco rehenes fueron liberados el martes, gracias a la negociación del pastor evangélico Marcos Pereira, conocido por su trabajo con los presos.

Agentes de la policía de élite del gobierno federal llegaron a Sao Luiz este martes para reforzar la seguridad en el lugar, pero finalmente no fue necesaria su intervención, precisó Guimaraes.

Según el secretario, la riña que originó la violenta matanza enfrentó a detenidos originarios de la capital con los del interior del estado nordestino.

La superpoblación y la falta de guardias se encuentran muchas veces en el origen de la violencia en las prisiones brasileñas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes