Muere el diplomático Richard Holbrooke

WASHINGTON ( AP). Richard Holbrooke, diplomático estadounidense de carrera que redactó parte de los Papeles del Pentágono, fue el arquitecto del plan de paz en Bosnia en 1995 y fungía como enviado especial ante Pakistán y Afganistán, ha muerto. Tenía 69 años.

Un funcionario del gobierno, el cual habló a condición de guardar el anonimato porque la familia aún no hacía un anuncio oficial, dijo que Holbrooke murió el lunes en Washington.

El diplomático, cuyo estilo enérgico le granjeó apodos como "La topadora" o "Toro salvaje", ingresó el viernes al Hospital de la Universidad George Washington en la capital de la nación después de que se desplomó mientras hablaba con la secretaria de Estado Hillary Clinton. Fue operado el sábado para corregirle un desgarre en la aorta, la principal arteria del cuerpo.

Horas antes el lunes, el presidente Barack Obama elogió a Holbrooke por hacer de Estados Unidos un país más seguro.

" El es simplemente uno de los gigantes de la política exterior de Estados Unidos", afirmó el mandatario durante una recepción por las fiestas decembrinas en el Departamento de Estado. Obama se reunió brevemente con la familia de Holbrooke antes de sus comentarios.

La secretaria de Estado Hillary Clinton también elogió el largo servicio de Holbrooke.

" El ha dado casi 50 años de su vida para servir a Estados Unidos", dijo Clinton el lunes durante una reunión en Canadá con el canciller de ese país y la secretaria de Relaciones Exteriores de México.

Holbrooke prestó servicios con todos los presidentes demócratas desde John F. Kennedy hasta Obama, en una larga carrera que inició con un cargo en el servicio exterior en Vietnam en 1962 tras graduarse de la Universidad Brown e incluyó tiempo como miembro de la delegación estadounidense en la Negociaciones de Paz en París sobre Vietnam.

Su enorme ego, tenacidad y disposición para presionar fuerte con el fin de lograr resultados diplomáticos le ganaron tanto admiración como hostilidad.

" Si te llama Richard y te pide algo, sólo di sí", dijo alguna vez el ex secretario de Estado Henry Kissinger. " Si dices no, a la larga dirás que sí, pero el trayecto será muy doloroso".

Holbrooke aprendió a estar extremadamente informado sobre cualquier nación en la que estuviera, a presionar en busca de una estrategia de salida y a buscar formas para que quienes viven en un país se responsabilicen cada vez más por su propia seguridad.

" Es un bulldog para el mundo", dijo alguna vez Tim Wirth, presidente de la Fundación de las Naciones Unidas.

Holbrooke señaló que no le importaba en absoluto " negociar con gente que hace cosas inmorales".

" Si se puede evitar la muerte de gente que aún está viva, al intentarlo uno no va a perjudicar a quienes ya murieron", dijo en 1999.

Nacido en la ciudad de Nueva York el 24 de abril de 1941, Richard Charles Albert Holbrooke tuvo interés en el servicio público desde edad temprana. En la escuela secundaria fue buen amigo de un hijo de Dean Rusk y creció cerca de la familia del hombre que se convertiría en secretario de Estado de los presidentes Kennedy y Johnson.

Uno de sus logros más representativos fue negociar los Acuerdos de Paz de Dayton que pusieron fin a la guerra en Bosnia. En sus memorias "To End a War" (Para terminar una guerra), de 1998, detalló la experiencia de negociar el acuerdo en una base de la fuerza aérea cerca de esa ciudad del estado de Ohio.

En 1998 negoció un acuerdo con el presidente yugoslavo Slobodan Milosevic para retirar las fuerzas yugoslavas de Kosovo, donde fueron acusadas de conducir una campaña de limpieza étnica, y permitir la entrada a la provincia de observadores internacionales.

Cuando el acuerdo no prosperó, Holbrooke viajó a Belgrado a darle un últimatum a Milosevic para que saliera de Kosovo o de lo contrario enfrentaría ataques aéreos de la OTAN, lo cual ocurrió a fin de cuentas.

En una reflexión sobre su papel como enviado especial de Obama, Holbrooke escribió en The Washington Post en marzo del 2008 que " el conflicto en Afganistán será mucho más costoso y mucho, mucho más largo de lo que han pensado los estadounidenses. Esta guerra, que ya está en su séptimo año, se convertirá con el tiempo en la más larga en la historia estadounidense, superando incluso a Vietnam", agregó.

A Holbrooke le sobreviven su esposa, la escritora Kati Marton, y dos hijos: David Dan Holbrooke y Anthony Andrew Holbrooke.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes