Mueren 18 mujeres por estampida humana en Pakistán

KARACHI, Pakistán (AP). Al menos 18 mujeres, incluidas varias niñas, murieron ayer lunes cuando una muchedumbre que esperaba harina gratis aumentó sin control, entró en pánico y causó una estampida en la ciudad más poblada de Pakistán, informaron las autoridades.

Por otra parte, cazas de combate atacaron hoy martes varios presuntos escondites utilizados por los insurgentes y mataron a cinco de ellos en la región tribal en la que el ejército paquistaní declaró la victoria ante los islamistas hace seis meses tras una amplia ofensiva, dijo un funcionario.

Los bombardeos ocurrieron en la zona de Salarzai, en el región tribal de Bajur, en el noroeste del país, dijo el funcionario local Zahid Khan.

El ejército paquistaní lanzó una amplia ofensiva que dejó más de 1,700 presuntos insurgentes muertos en Bajur hace un año.

La desbandada en Karachi ocurrió durante el mes sagrado musulmán del Ramadán, en el que se realizan tradicionalmente actos de caridad que incluyen la entrega de alimentos.

La mala economía de Pakistán aunada a una de las más altas carestías en los alimentos básicos como el azúcar, por el presunto acaparamiento de productores, ha convertido a este Ramadán en un momento particularmente anhelado por los pobres que forman la mayor parte de los 175 millones de habitantes del país.

Sin embargo, las entregas de alimentos se han tornado en ocasiones descontroladas y peligrosas.

La estampida tuvo lugar en un recinto pequeño con callejones angostos. Al crecer el número de mujeres en busca de harina, algunas perdieron la calma y los guardias recurrieron a medidas de fuerza para desalojar la instalación, indicaron funcionarios y testigos.

El jefe de la policía de Karachi, Wasim Ahmed, dijo que al menos 18 mujeres adultas y niñas murieron en la desbandada. Mohamed Amin Khan, del Hospital Civil de Karachi, señaló que algunas de las mujeres se sofocaron y que había al menos 18 cadáveres.

"Cientos de mujeres empujaban para ingresar a un salón pequeño, y los guardias comenzaron a golpearnos para desalojar el lugar", aseguró Kulsoom, una persona de 30 años que se identificó sólo por un nombre y era uno de los numerosos heridos. "Caí y pasaban sobre mí. Mi corazón empezó a pararse, y creí que iba a morir".

El hospital era recorrido por personas en busca de parientes lesionados, mientras otras llevaban cuerpos en la parte trasera de camiones o en sus brazos. Algunas mujeres convalecían encima de camillas.

La entrega de harina fue organizada por un donante privado. Ahmad dijo que el donante fue detenido por no avisar a la policía de la entrega de alimentos. El primer ministro Yousuf Raza Gilani ordenó una investigación.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes