Mueren 68 personas al estrellarse un avión en Kirguistán

BISKEK (AFP) - Sesenta y ocho personas murieron ayer domingo, al estrellarse un avión Boeing 737 cerca del aeropuerto de Biskek, la capital de Kirguistán, según el último balance del ministerio de Sanidad kirguís.

"Según las últimas informaciones, hay 68 muertos" de un total de 83 pasajeros a bordo, informó la portavoz presidencial Rosa Daudova, quien añadió la nacionalidad de los fallecidos: "24 kirguís, 52 iraníes, un turco, dos canadienses, tres kazajos y un chino".

El avión, que se dirigía a Irán, se estrelló pocos kilómetros después de haber despegado del aeropuerto Manas de Biskek, después de que la cabina sufriera una dramática pérdida de presión, afirmó el primer ministro Igor Chudinov.

El aparato pertenece a la compañía privada local Itek Air, que está en la lista negra de la UE de aerolíneas que tienen prohibido sobrevolar territorio comunitario.

Anteriormente, una portavoz del ministerio de Sanidad había asegurado a la AFP que le número de muertos eran 65, "con 22 heridos y tres desaparecidos".

El primer ministro Chudinov añadió que los siete miembros de la tripulación están entre los supervivientes de la catástrofe, la mayor de Kirguistán desde que la ex república soviética lograra su independencia.

"El avión despegó y entonces perdió presión", explicó Chudinov a los periodistas y añadió que el piloto trató de realizar un aterrizaje de emergencia en un campo cerca de una autopista y se incendió.

Las autoridades de Aviación Civil indicaron que el accidente ocurrió sobre las 20H40 (14H40 GMT), sólo 10 minutos después de haber despegado. Según estas autoridades el Boeing pertenecía a la aerolínea kirguisa Itek Air y había sido alquilado a la compañía iraní Aseman Airlines, añadió.

"El Boeing, que había sido construido en 1979 y se hallaba en buen estado, fue controlado hace un mes", añadió Chudinov.

El portavoz de la aviación nacional iraní, Reza Jafarzadeh, confirmó que el avión viajaba a Teherán, pero desmintió que perteneciera a Aseman, informó la agencia iraní Irna.

Periodistas locales que estuvieron presentes en el lugar del accidente explicaron que restos humanos estaban esparcidos por todo el área del siniestro.

""En todos los sitios había partes de restos humanos de los desafortunados pasajeros, se podía escuchar gritos y gemidos y había un terrible hedor a cuerpos quemados", explicó un testigo a una emisora de radio local.

Los militares de la base aérea estadounidense de Manas enviaron bomberos y un equipo médico al lugar, dijo Aygul Karemshakova, portavoz de la base.

Equipos de socorristas y bomberos fueron enviados al lugar del accidente a pocos kilómetros del aeropuerto, donde se veía el aparato destrozado y quemado.

Un avión de la compañía aérea española Spanair que debía viajar entre Madrid y las Palmas en el archipiélago de las islas Canarias se estrelló el miércoles al despegar del aeropuerto de la capital española causando la muerte de 154 personas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes