Mueren cuatro soldados al estrellarse su helicóptero en Libia

Un total de cuatro militares libios y extranjeros murieron hoy al estrellarse un helicóptero de las fuerzas llamadas "Al Karama", leales al parlamento de Tobruk, en la periferia de Al Makrun, situada entre Ajdabiya y Bengasi, escenario en las últimas semanas de cruentos combates.

"Un helicóptero de Al Karama fue alcanzado por un misil Sam-7 y causando la muerte de su tripulación compuesta por cuatro soldados dos libios y dos extranjeros", precisaron en un comunicado las milicias de "Maylis al Shura" y "Zuar de Bengasi", afines al antiguo gobierno de Trípoli.

Por su parte, el coronel Sakr al Garrushi, jefe de las Fuerzas Armadas de "Al Karama", bajo el mando del controvertido general Jalifa Hafter informó que el coronel Mumen al Dersi, murió junto a sus tres colegas a bordo de ese helicóptero cuando sobrevolaba la localidad de Kaminas, cercana a Bengasi.

Al Garrushi desmintió que el helicóptero fuera derribado e indicó que se precipitó a tierra por un fallo técnico.

Las fuerzas de Hafter, que pusieron cerco a Bengasi en mayo de 2014, bombardean con intensidad desde hace un mes los barrios del oeste de la ciudad y las poblaciones que se encuentran entre esta ciudad y la de Ajdabiya, sede de su centro de operaciones.

El controvertido general, que ayudó a Muamar al Gadafi a alcanzar el poder en 1969 y años después, reclutado por la CIA, devino en su principal opositor en el exilio, está considerado en la actualidad el mayor escollo para la paz en el país.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que hace cinco años la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde y contribuyera militarmente a la caída del régimen de Gadafi.

En la actualidad tiene tres autoridades: una en Trípoli, que la ONU considera rebelde; otra en Tobruk, que reconocen numerosos países, y una tercera, llamada gobierno de unidad nacional, que ninguno de los otros dos reconoce y al que apoyan la ONU y la Unión Europea (UE).

Del conflicto han sacado provecho los grupos yihadistas, y en especial la rama libia del Estado Islámico (EI), que en apenas un año ha avanzado desde su bastión en Derna (oeste de Libia) hacia las ciudades de Bengasi (la segunda en importancia del país) y Sirte, en la costa centro.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7