Muertes por leche contaminada podrían ser muchas más

LITI, China(AP). Li Xiaokai, una iña de apenas nueve meses, murió de insuficiencia renal en la vieja cama de madera de la granja familiar, justo antes del alba de un lluvioso 10 de septiembre.

Su abuela envolvió a la bebé en una manta de lana. Su padre entregó el cuerpo a otros hombres del poblado para que fuera enterrado en un riachuelo lodoso. Los médicos y la familia nunca supieron por qué se enfermó. Un día más tarde, los medios estatales de comunicación informaron que el tipo de fórmula infantil que ella bebió estaba adulterado con un químico industrial.

Sin embargo, las muertes de Xiaokai y por lo menos otros cuatro bebés no están incluidos en el saldo oficial de muertos por la peor alarma de seguridad por alimentos en varios años en China. El cómputo del Ministerio de Salud es de apenas tres muertes.

Las historias de estos bebés no incluidos en el saldo oficial hacen pensar que el escándalo de leche contaminada en China causó más víctimas humanas de lo que el gobierno ha reconocido hasta ahora. Sin un veredicto oficial en las muertes, las familias temen que serán incapaces de entablar demandas y que se les negará cualquier compensación.

Hasta ahora, nadie está insinuando que el gobierno esté tratando de ocultar grandes números de muertes relacionadas con el caso, pero en vista de que pasaron muchos meses antes de que el escándalo se revelara públicamente que es probable que haya habido más bebés enfermos o muertos que lo que reflejan las cifras oficiales.

La aparente aversión de Beijing de admitir un número superior está reforzando la percepción popular de que el gobierno autoritario está más preocupado en acallar las críticas que en ayudar a las familias. Abogados, médicos y reporteros han dicho en privado que las autoridades los han presionado para que no hablen del costo humano ni de los esfuerzos para recibir compensación del gobierno o de Sanlu, el fabricante de la fórmula.

"Es difícil decir cómo manejará el gobierno este asunto", afirmó Zhang Xinkui, un abogado con base en Beijing que está recolectando evidencia de la contaminación para una posible demanda colectiva. "Puede haber muchos niños que quizás murieron por beber la leche en polvo de Sanlu o quizás por una causa diferente, pero no hay ningún sistema que permita averiguarlo".

En una zona carbonífera 450 millas al noroeste, Tian Xiaowei espera que su esposa salga de la casa recién construida antes de mostrar cinco fotografías pequeñas de un bebé de ojos grandes que tiene en una carpeta plástica. "Ella se pone a llorar cada vez que las ve", dice Tian. Las fotografías son los únicos recuerdos que tienen de Tian Jin, quien murió en agosto, cuando tenía un año de edad.

"Yo quiero que estas personas que envenenaron la leche en polvo reciban el castigo más fuerte que contempla la ley. Quiero una explicación y quiero el consuelo por mi niño muerto", afirmó Tian, un agricultor de manzanas que también trabaja como camionero de media jornada. "Siento que podríamos morir de la pesadumbre. Si hubiésemos sabido que estaba contaminada, nunca le habríamos alimentado con eso".

La sustancia que tenía la leche contaminada, la melamina, es un químico usado como retardante de fuego y permite fabricar utensilios de cocción y recubrimientos industriales. La melamina es rica en nitrógeno, por lo que fue agregada ilegalmente a la leche y a otros alimentos a fin de que fuera registrada como proteína en muchas de las pruebas rutinarias.

Aunque no se cree que la melamina sea dañina en cantidades diminutas, las concentraciones superiores producen piedras en el riñón que pueden bloquear los conductos que llevan la orina del cuerpo y en casos graves pueden causar insuficiencia renal.

Los ocho bebés que murieron fueron diagnosticados con insuficiencia renal, según las familias, los archivos médicos o los relatos de los medios de comunicación estatales. Todos ellos también bebieron supuestamente la fórmula infantil o la leche pulverizada de Sanlu.

Los expertos médicos dicen que es raro que los niños pequeños tengan piedras en el riñón. Médicos de varias partes de China notaron un aumento de casos por primera vez hace dos años. El urólogo pediatra Feng Dongchuan intentó dar la alerta en julio, con un artículo en su blog sobre un alza en los casos en su hospital en la ciudad central de Xuzhou y en la cercana ciudad de Nanjing. Feng dijo que la fórmula infantil era la causa probable.

Al principio, Feng rechazó las solicitudes para entrevistarlo y luego respondió en un correo electrónico: "La posibilidad de que un niño de brazos o niños pequeños se enfermen de piedras en el riñón es muy pequeña, y tener piedras obstruyendo ambos riñones es más raro todavía".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes