Mugabe agota plazo sin renunciar, enfrentará juicio político

El longevo presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ignoró el lunes el plazo máximo fijado por su partido para renunciar o enfrentar un juicio político. Mientras, los zimbabuenses, sorprendidos por que no presentó su dimisión en un discurso nacional televisado en la víspera, prometieron nuevas protestas para forzar su salida.

"El arrogante Mugabe ignora a Zanu PF", tituló el lunes uno de periódicos de la nación africana.

Activistas de la oposición y la influyente asociación de veteranos de la guerra de liberación anunciaron más manifestaciones para presionar a Mugabe, quien a sus 93 años es el dirigente de más edad del mundo, a abandonar el poder tras 37 años.

"Se acabó el tiempo", dijo el líder de la asociación de veteranos, Chris Mutsvangwa, en una conferencia de prensa. "Debería tener dignidad y decencia para evitarle más disturbios al país anunciando simplemente su marcha inmediata”.

Mutsvangwa sugirió además que el ejército, aunque puso a Mugabe bajo arresto domiciliario la semana pasada, sigue siéndole leal y se comprometió a protegerlo porque oficialmente es su “comandante en jefe”.

Los zimbabuenses se vieron sorprendidos por la actitud desafiante de Mugabe, que estuvo flanqueado por soldados durante su discurso a la nación del domingo en la noche.

La asociación de veteranos acudirá a los tribunales para alegar que Mugabe está "incumpliendo su labor ejecutiva”, apuntó Mutsvangwa.

Algunos miembros del partido gobernante señalaron que el proceso de juicio político no llevaría a la destitución inmediata de Mugabe y que podría tardar varios días en completarse. Mugabe fue cesado como líder de su formación, el gobernante ZANU-PF, pero en su discurso del domingo por la noche dijo que presidirá el congreso que celebrará el próximo mes.

Se espera que el congreso ratifique su cese como jefe del partido así como la expulsión de la impopular primera dama, Grace Mugabe, y el nombramiento del exvicepresidente Emmerson Mnangagwa _ cuyo despido originó la crisis _ como su sucesor.

En medio de la confusión, algunos residentes en la capital, Harare, eran más cautos el lunes ahora a la hora de hablar con reporteros. Esta actitud contrasta con el júbilo y las condenas públicas al anciano dirigente durante el fin de semana, cuando la mayoría de los 1,6 millones de habitantes de la ciudad parecieron salir a la calle, bailando y tomándose selfies con soldados en un acto respaldado por el ejército.

En la Universidad de Zimbabue, los estudiantes protestaron el lunes y se negaron a pasar sus exámenes, cantando y exigiendo la renuncia de Mugabe. El portavoz del Sindicato nacional de Estudiantes, Zivai Mhetu, dijo que quieren que las universidades de todo el país cierren sus puertas hasta que el presidente abandone el cargo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7