Muhammadu Buhari, investido presidente de Nigeria en una ceremonia histórica

El recién elegido presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, juró hoy el cargo en una histórica ceremonia celebrada en la capital del país, Abuya, ya que es la primera vez que un partido de la oposición, en este caso el Congreso de Todos los Progresistas (APC, en inglés), se hace con el poder.

Buhari, general retirado de 72 años que lideró el país entre 1983 y 1985 después de dar un golpe de estado, fue investido por el presidente del Tribunal Supremo de Nigeria, Mahmoud Mohammed, mientras sostenía un Corán, y juraba respetar la Constitución y las leyes del país.

Tras el saludo protocolario con 21 salvas de honor, el ya investido presidente de Nigeria se subió a un coche ceremonial descapotable para pasear entre los miles de personas que se habían desplazado hasta la plaza del Águila de Abuya, donde se celebran todos los eventos de importancia nacional.

La toma de posesión de Buhari coincidió con las celebraciones del Día de la Democracia, que se instauró en 1999 cuando Nigeria puso fin a 15 años de regímenes militares, entre ellos el de Buhari, y comenzó un nuevo periodo de democracia.

A la ceremonia asistieron personalidades políticas de todo el mundo, entre las que destacaron el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

También figuraron el presidente de Zimbabue y de la Unión Africana (UA), Robert Mugabe; y numerosos mandatarios africanos como los presidentes de Ghana, Liberia o Guinea Ecuatorial.

El nuevo presidente de Nigeria se enfrenta ahora a numerosos retos: acabar con la insurgencia de Boko Haram, luchar contra el desempleo -del 50% entre los jóvenes- y atajar la corrupción en el Gobierno y las administraciones públicas son sus prioridades y las razones por las que mucha gente le votó.

Buhari venció con comodidad en las elecciones del pasado 28 de marzo, que se celebraron con seis semanas de retraso por la decisión del anterior Gobierno de priorizar la lucha contra el grupo islamista Boko Haram, que por aquél entonces controlaba grandes extensiones del país.

Tras conocerse la victoria de Buhari, y a pesar de que muchos analistas temían un nuevo estallido de violencia postelectoral como el de 2011, Goodluck Jonathan aceptó los resultados sin reproches y llamó a su rival para felicitarle por la victoria. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7