Mujeres con tocados de pelo de antepasados para el Año Nuevo lunar en China

En una de las tradiciones más sorprendentes del Año Nuevo lunar, en el suroeste de China, las mujeres de una etnia minoritaria desfilan con impresionantes tocados en forma de cuernos, confeccionados con pelo de sus antepasados.

Cerca de un prado del pueblo de Longjia, en la provincia de Guizhou, los curiosos se amontonan en las zonas de los alrededores, con sus teléfonos en mano, preparados para asistir a la Fiesta de las Flores ("Tiaohuajie").

Decenas de mujeres y chicas de la etnia "Miao cuernos largos", luciendo coloridos vestidos, bailan y tocan el tambor con motivo de esta fiesta, que se celebra cada año en el décimo día del año lunar. El Año del Cerdo empezó el 5 de febrero.

En estas montañas rodeadas de niebla, la variopinta indumentaria de estas mujeres llama poderosamente la atención: sus bordados extremadamente delicados, con pequeñas flores rosas y blancas, los motivos geométricos, o las franjas naranjas y negras.

Pero lo mejor del espectáculo son sus inmensos tocados negros, en forma de cuernos de animales, y realizados con una mezcla de lana, cordel y cabellos humanos de sus antepasados. Este amasijo se coloca alrededor de verdaderos cuernos y se une con una especie de cinta blanca.

"Esta tradición perdura. Organizamos esta fiesta todos los años, durante la cual llevamos estos peinados. Esto no cambia con la modernización", explica Yang Yunzheng, de 16 años.

De los 1.400 millones de chinos, nueve forman parte de esta etnia minoritaria de los Miao, que se concentra en el suroeste del país. Entre estos, unas 5.000 personas viven en 12 pueblos aislados de Guizhou, de los que forman parte los "Miao cuernos largos".

Sus tocados, transmitidos de generación en generación, se utilizan en varias ocasiones, especialmente para honrar a los antepasados y preservar las particularidades étnicas en una sociedad cada vez más moderna.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes