Mujeres libias denuncian violaciones de fuerzas de Gadafi

BENGASI, Libia (AP). En un principio, las respuestas a los cuestionarios en torno a los traumas causados por la guerra en Libia eran predecibles, aunque trágicos: 10.000 personas sufrían de estrés post traumático, 4.000 niños presentaban problemas psicológicos.

Entonces vino una información inesperada y terrible: 259 mujeres dijeron que fueron violadas por soldados leales al hombre fuerte de Libia, Moamar Gadafi.

La doctora Seham Sergewa ha trabajado con los niños traumatizados por los combates en Libia, pero pronto tuvo que atender a las apesadumbradas madres de los menores y que consideraron que podían confiarle a ella su oscuro secreto.

La primera víctima presentó su denuncia hace dos meses, seguida de otras dos. Todas eran madres de menores que la psicóloga de niños con estudios en Londres estaba atendiendo y todas describieron cómo fueron violadas por soldados que luchan para mantener en el poder a Gadafi.

Sergewa decidió añadir una pregunta sobre los casos de violación a la encuesta que distribuyó entre los libios que vivían en campos de personas desplazadas de sus hogares por el conflicto.

La meta principal era tratar de determinar cómo estaban los niños a consecuencia de la guerra, pues ella consideraba que muchos sufrían de síndrome post traumático.

Para su sorpresa, 259 mujeres declararon haber sido víctimas de violación y todas ellas decían lo mismo.

"Me sorprendió realmente cuando comencé a abordar esas áreas, primero por el número de personas que sufren de síndrome post traumático, incluyendo el gran número de niños, y luego por la cantidad de mujeres que habían sido violadas tanto en el este como en el oeste del país", escribió Sergewa en una entrevista con la Associated Press.

La violación ha sido utilizada como una arma de guerra común a lo largo de la historia, más recientemente en conflictos desde los Balcanes en Europa hasta Sri Lanka, en Asia, y en el Africa sub-sahariana, donde el Congo fue descrito como el epicentro de los crímenes por abusos sexuales.

En todo el mundo, la violación acarrea un estigma. Incluso puede ser mortal en sociedades conservadoras musulmanas como Libia, donde la violación es considerada una mancha en el honor de toda una familia.

Las víctimas pueden ser abandonadas por sus familiares y en algunos casos son dejadas en el desierto para que mueran. El denunciarlo con algún periodista simplemente es imposible.

El cuestionario de Sergewa fue distribuido entre 70.000 familias y generó 59.000 respuestas.

"Hemos descubierto 10.000 personas con síndrome post traumático, 4.000 niños con problemas psicológicos y 259 mujeres violadas", agregó la psicóloga, quien cree que el número de víctimas de violación es muy superior al registrado pero que las mujeres temen denunciar esas agresiones.

Las mujeres que aseguran haber sido violadas por los soldados de Gadafi proceden de muchas ciudades y poblaciones, como Bengasi, Tobruk, Brega, Bayda y Ajdabiya (de donde proceden las tres primeras mujeres que denunciaron las violaciones) así como la localidad de Saloum en el este y en la ciudad de Misrata en el oeste.

___

El periodista de la Associated Press Mike Corder contribuyó con este despacho desde La Haya.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes