Mujeres asiáticas contra tradición y mentalidades femeninas retrógradas

Bangkok (EFE). La emancipación de las mujeres asiáticas no se libra contra los hombres, sino contra la tradición y las mentalidades femeninas retrógradas, según la obra de teatro "Women of Asia", que se representa en Bangkok.

A lo largo de ocho escenas o monólogos, la autora y directora, Asa Gim Palomera, repasa las vicisitudes de varias mujeres acosadas por el tráfico de personas, la prostitución, la explotación y el desarraigo social.

La obra, en la que participan 15 actrices y un actor, se representa en inglés y tailandés con subtítulos hasta el próximo domingo en el centro de arte dramático Sodsai Pantoomkomol de la capital tailandesa.

" La obra no es feminista desde el momento en que no se plantea una oposición entre hombres y mujeres", explicó a Efe la dramaturga de origen coreano, que ha trabajado como actriz y directora en Nueva York, Costa Rica, Reino Unido o Australia.

"Intento llamar la atención sobre la forma en que se percibe el papel de la mujer en la sociedad y especialmente sobre el papel que las propias mujeres desempeñan en la perpetuación de un rol. Desde ese punto de vista, los objetivos de la obra sí coinciden con los del feminismo", aclaró en español Palomera.

A veces con un sentido del humor sutil y otras con un dramatismo punzante, "Women of Asia" ("Mujeres de Asia") exhibe la difícil realidad social que viven hoy algunas prostitutas tailandesas, esposas de hombres de negocio japoneses o empleadas del hogar filipinas.

La actriz, que aprendió español en Costa Rica, se casó hace más de 20 años con el diplomático español Federico Palomera, aunque nunca abandonó su carrera en el teatro ni dejó de preocuparse por la situación de muchas mujeres asiáticas que viven explotadas.

"La triste realidad es que las cosas no han cambiado demasiado. Intento que el publico se dé cuenta de la situación existente. Toda obra de teatro tiene una dimensión social", precisó la autora, quien escribió "Women of Asia" hace casi tres décadas.

En el monólogo "Ordeñando a Madame Butterfly", la protagonista de la ópera de Verdi lamenta con ironía que "el tenor siempre llega tarde" en óperas como "Madame Butterfly", "Carmen" o "La bohème" donde las heroínas terminan muertas.

"La tragedia es noble, especialmente cuando la mujer muere", exclama incisiva la amante japonesa abandonada por el teniente de la Marina de Estados Unidos.

Al final, el personaje hace mutis por el foro cantando, con voz de soprano, su número para que la llame algún dramaturgo que quiera escribir una ópera en la que "al final no muera la mujer".

En un tono más amargo, otras escenas de la obra abordan la venta de niñas por sus propias madres a las mafias de la prostitución o la explotación de una empleada del hogar filipina por una princesa kuwaití.

Una mujer japonesa decide matar a sus hijos después de ser maltratada psicológicamente y luego abandonada por su marido en "Japonesa en San Francisco", mientras que en otro episodio la tradición y la mentalidad femenina alimentan la miseria de una recién casada en India.

También las más afortunadas, esposas de diplomáticos y políticos, se ven obligadas a vivir enmascaradas en un mundo de sonrisas postizas y glamour superficial en la escena "Mujeres en la cima".

La actriz y cantante Rudklao Amratisha, quien quizá arrancó más aplausos al público en su papel de Madame Butterfly, destacó la dificultad de triunfar en el mundo del espectáculo si las mujeres no cumplen con un canon de belleza.

"Básicamente, porque yo no soy guapa no puedo vivir del teatro o conseguir tantos papeles", manifestó espontánea y sincera.

Otra de las actrices, la joven Noppakao Leelasorn explicó que la principal dificultad fue meterse en la piel de la niña prostituida por sus padres que interpreta en la obra.

"El personaje en mi parte está basado en una historia real. Ella no quería trabajar como prostituta pero sus padres querían dinero y ella se sentía obligada. Para mí es como ser violada todos los días", manifestó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7