Mujeres uruguayas protestan con velo musulmán

MONTEVIDEO (AP). La organización Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), con su directora Lilian Abracinskas al frente, protestó esta semana en el Senado uruguayo por las pequeñas cuotas que los políticos asignan a las candidatas femeninas al parlamento. Lo hicieron tapándose parte del rostro, simulando tener un velo musulmán.

Y las reacciones de árabes musulmanes no se hicieron esperar.

"El 'hiyab' es una manifestación de fe y no una obligación ante el hombre. La misma mujer se lo impone por su creencia y su convicción", dijo al diario El País Tamer Chahaky, un argentino de ascendencia árabe residente en Uruguay y presidente del Centro Islámico.

"Para esas mujeres, salir sin el hiyab, es como salir desnudas", agregó.

Chahaky entendió que esa protesta de las mujeres uruguayas partió "de la premisa de que la mujer es reprimida en el mundo islámico".

Susana Mangana, doctorada en el Departamento de Estudios Arabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid y profesora de lengua y cultura árabe, que vive en Montevideo, dijo que "una vez más se recurrió al velo islámico como un símbolo de la opresión que puede vivir la mujer musulmana en el mundo islámico, que impone ciertos cánones rígidos frente a los valores occidentales".

Agregó que recurrir a ese tipo de simbología "puede herir sensibilidades, más allá que en Uruguay el colectivo de mujeres islámicas es minoritario. Se podría haber buscado otra imagen. No fue muy feliz".

Abracinskas respondió que "nos pareció que era una buena manera de presentarnos en las barras (del Senado) con algo muy simbólico, que generó efecto".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes