Mukasey critica fallo de Corte de EU sobre Guantánamo

WASHINGTON (AP). La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre los sospechosos de terrorismo detenidos en Guantánamo traerá un torrente de apelaciones de los detenidos, pero no afectará los procesos militares planeados para algunos de los presos, afirmó el viernes el secretario de Justicia estadounidense Michael Mukasey.

El gobierno del presidente George W. Bush discrepa fuertemente con la decisión de la corte, que falló que los extranjeros detenidos indefinidamente en la base naval de Guantánamo, en Cuba, tienen el derecho constitucional de apelar su detención en cortes civiles estadounidenses.

Bush dijo el jueves que acatará la decisión, pero agregó también que su gobierno evaluaba si responderá al fallo de la corte con un proyecto de ley.

En Bruselas, el secretario de la Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, dijo el viernes prefería no opinar sobre "lo que debemos hacer después" en Guantánamo, hasta que reciba la información detallada sobre la decisión.

"A menudo he dicho que... nos gustaría cerrar Guantánamo", agregó Gates. "Creo que a pesar del hecho de que en muchos aspectos Guantánamo se ha vuelto ahora una prisión de excelencia, los primeros informes sobre abusos y los subsecuentes indiscutiblemente representaron un ojo amoratado para Estados Unidos".

La prisión ha sido criticada duramente tanto por la falta de derechos de los presos como por los interrogatorios a que fueron sometidos.

El fallo de los magistrados del jueves, de cinco votos contra cuatro, representó la tercera derrota judicial de la corte con respecto a los presos desde 2004.

Los magistrados han repudiado así los ambiciosos y muy polémicos planes de Bush de retener a los sospechosos fuera de la protección de las leyes estadounidenses.

Al hablar ante una reunión de ministros de Justicia y asuntos Internos del Grupo de los Ocho en Tokio, Mukasey dijo: "Estoy decepcionado con la decisión, pues producirá, hasta lo que yo entiendo, centenares de acciones que impugnen la detención de combatientes enemigos, para que sean procesados ante cortes federales de distrito".

El gobierno creó la prisión poco después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, a fin de mantener allí a "combatientes enemigos", presuntamente vinculados con al-Qaida o la milicia religiosa Talibán, que controlaba Afganistán hasta la invasión norteamericana en noviembre de 2001.

Algunos de los prisioneros en Guantánamo llevan presos más de seis años. Hay unos 270 hombres en la prisión isleña, clasificados como combatientes enemigos y detenidos bajo sospecha de terrorismo o vínculos con al Qaida y el Talibán.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes