Museo al 9-11 abrirá al público en NY en mayo

Después de años de demoras debido a disputas de financiamiento, retos de ingeniería y una inundación casi desastrosas, el museo dedicado a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre abrirá al público a mediados de mayo en una enorme caverna debajo del lugar donde se levantaba el World Trade Center. La entrada costará 24 dólares.

Joe Daniels, presidente del Monumento y Museo al 11 de septiembre, dijo el viernes que los boletos se comenzarán a vender en marzo para la inauguración en mayo.

El precio de 24 dólares es similar al de otras grandes atracciones turísticas de la ciudad. El ferry a la Estatua de la Libertad cuesta 18 dólares, 25 la entrada el Museo de Arte Moderno y 27 la visita al observatorio del edificio Empire State.

Pero el precio ha provocado protestas de los críticos, entre ellos algunos familiares de las víctimas de los atentados, quienes dijeron que impedirá la asistencia de muchos estadounidenses. A diferencia de muchos otros grandes museos en la ciudad, no habrá la opción de pagar menos de la "donación sugerida".

Uno de los que expresó su descuerdo fue el alcalde Bill de Blasio.

"Me gustaría que el precio fuera menor", dijo el viernes a los reporteros, agregando que la mejor forma sería que el gobierno federal cubra una parte de los gastos operativos del museo.

"Creo que este museo merece una cantidad sustancial de fondos federales", dijo de Blasio. "¿Qué cosa tiene más importancia nacional que esto? Fue una tragedia nacional y personas de todo el país, de todo el mundo vienen".

Según la directiva de la fundación, no se cobrará a los familiares de las víctimas del 11 de septiembre o los miles de trabajadores de la construcción, policías, bomberos y otros que ayudaron en las operaciones posteriores en la zona punto. Los niños de 5 años o menos también entran gratis, al igual que cualquier persona los martes entre 5 y 8 de la tarde.

La entrada a la plaza del monumento del World Trade Center, que ya funciona, se mantendrá gratis. Unos 5,3 millones de personas visitaron la plaza para ver las dos enormes fuentes que estén en el lugar de las dos torres.

La fundación tiene un presupuesto anual de 63 millones de dólares para operar el museo y la plaza. Por ahora, todo el dinero del presupuesto provendrá del cobro de la entrada y las donaciones privadas.

Algunos familiares de las víctimas han criticado a la fundación, diciendo que el precio de la entrada es una vergüenza. El subjefe retirado de bomberos Jim Riches y Sally Regenhard, quienes perdieron un hijo cada uno en el atentado, han cabildeado para que todo el lugar se entregue al Servicio Nacional de Parques..

"Nunca tuvo la intención de ser una atracción turística con un presupuesto elevado y se cobrara la entrada", dijeron en un comunicado.

Pero Charles Wolf, quien perdió a su esposa en los atentados, dijo que apoyaba el cobro de la entrada porque quería asegurar que el museo esté abierto dentro de 100 años.

"La única forma de lograrlo es con responsabilidad financiera", dijo.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7