NCorea abandona tregua de 1953 y amenaza a Seúl con ataque

SEUL ( AFP). Corea del Norte elevó el tono hoy miércoles declarando que ya no está sujeta al armisticio de 1953 con Corea del Sur y la amenazó con un ataque militar, lo que representa una escalada de la tensión, dos días después de haber anunciado su segundo ensayo nuclear.

El régimen comunista indicó que considera " una declaración de guerra" la decisión anunciada la víspera por Corea del Sur de unirse a la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI), en un comunicado del ejército citado por la agencia norcoreana KCNA.

" Cualquier acto hostil contra nuestra República, en particular detener o inspeccionar nuestros barcos... se traducirá de inmediato en una fuerte respuesta militar", advirtió Corea del Norte en un comunicado publicado desde el destacamento militar norcoreano neutro de Panmujon, en el centro de la zona demilitarizada.

" Nuestro ejército ya no está sujeto al acuerdo de armisticio en la medida en que Estados Unidos ha hecho entrar a los títeres (Corea del Sur, ndlr) en el PSI", agrega el comunicado.

Ambas Coreas continúan oficialmente en estado de guerra, ya que no firmaron un tratado de paz tras el conflicto de 1950-1953.

El presidente surcoreano, Lee Myung-bak, pidió "reacciones calmadas" ante las amenazas, mientras según el ministerio de Defensa, no se reforzará militarmente la frontera intercoreana.

Por su parte, el presidente estadounidense Barack Obama, respaldó la iniciativa surcoreana de adherir a la PSI.

Tras el anuncio el lunes de un segundo ensayo nuclear (el primero se produjo en 2006), lo que generó la condena de la comunidad internacional, Corea del Norte lanzó un nuevo misil este miércoles, llevando a cinco la cantidad de misiles disparados desde el lunes, según Seúl, y no seis como se había evocado.

Corea del Norte habría reiniciado además, según la prensa surcoreana, la producción de combustible nuclear en Yongbyon.

El Consejo de Seguridad prepara una resolución que incluirá problablemente nuevas sanciones contra Corea del Norte.

Este miércoles, el ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, declaró que Moscú está a favor de una "resolución enérgica" del Consejo de Seguridad, presidido este mes por Rusia, pero no quiere "castigar en vano" a Corea del Norte.

" El Consejo de Seguridad debe expresar una posición enérgica y elaborar medidas para no socavar aún más el régimen de no proliferación nuclear", dijo Lavrov, añadiendo que " no debemos castigar en vano".

En declaraciones de la presidencia surcoreana, Corea del Sur y Rusia convinieron trabajar juntos para obtener una reacción internacional enérgica al actuar norcoreano, tras una conversación telefónica entre los mandatarios ruso, Dimitri Medvedev, y surcoreano, Lee Myung-bak.

Poco antes, una fuente diplomática rusa había evocado la necesidad de que la resolución contra Corea del Norte estuviera incluida en el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que da amplios poderes de acción al Consejo de Seguridad, inclusive militares, para tratar "amenazas a la paz".

Fuentes diplomáticas en Nueva York habían dicho que el Consejo necesitará algún tiempo para elaborar una resolución.

Hasta ahora, Corea del Sur tenía sólo el estatuto de observador en la PSI.

Lanzada en 2003 por Estados Unidos, la PSI, a la que ya adhirieron 90 países, autoriza el registro en alta mar de los navíos sospechosos de transportar material nuclear y otras armas de destrucción masiva.

Si Corea del Norte ya no se estima sujeta al armisticio de 1953, " la península coreana volverá al estado de guerra", advirtió el ejército norcoreano.

El régimen comunista también anunció que no " garantiza el estatuto legal" de cinco islas surcoreanas del mar Amarillo, en una zona disputada entre el Norte y el Sur y que fue el escenario de cruentos combates navales en 1999 y en 2002.

Las relaciones entre las dos Coreas se deterioraron tras la llegada al poder en febrero de 2008 del presidente surcoreano Lee Myung-bak.

Rompiendo con la línea de sus predecesores, que buscaron conciliar con su vecino del norte, Lee plantea una postura firme hacia Corea del Norte y condiciona la ayuda de su país a que haya progresos tangibles en el proceso de desnuclearización.

Luego de casi seis años de difíciles negociaciones entre Seis (las dos Coreas, China, Estados Unidos, Rusia y Japón) los negociadores no pudieron convencer a Corea del Norte de renunciar a su programa nuclear.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes