Nawaz Sharif, entre El Padrino y el troleo militar en Twitter

A poco más de un año para convertirse en el único gobernante paquistaní que acaba un mandato, al primer ministro Nawaz Sharif se le acumulan los problemas entre fallos del Tribunal Supremo en los que le mencionan "El Padrino" y el troleo del Ejército a sus decisiones en Twitter.

Las finanzas de su familia, desveladas por los "Papeles de Panamá", y una filtración a la prensa sobre la supuesta actitud laxa del Ejército ante la insurgencia, que ha revivido las históricas tensiones con los militares, amenazan la posición de Sharif.

El político, de 67 años, ya dimitió en su primer Gobierno en 1993 y fue derrocado en un golpe militar en 1999, y hoy encara un proceso por las cuentas en el extranjero de su familia que puede acabar con su mandato.

El pasado 20 de abril el Tribunal Supremo decidió que no existen pruebas para inhabilitarle por las sociedades de su familia, pero ordenó la creación de una comisión de investigación sobre el origen del dinero.

El máximo órgano judicial de Pakistán constituyó hoy esa comisión, que incluye a dos agentes de inteligencia militar y cuatro civiles de diferentes organismos.

En una sentencia que comenzaba de forma sarcástica citando la novela "El Padrino" de Mario Puzo y en la que se lee que "Detrás de cada gran fortuna hay un crimen", los jueces indicaron que el primer ministro y sus hijos deberán comparecer y responder a las preguntas de la comisión.

"Creo que hay un 50 % de posibilidades de que Sharif acabe el mandato", dijo a Efe el teniente general retirado Talat Masood, ahora analista militar y político.

El equipo investigador tendrá dos meses para finalizar un informe acerca de la honestidad de la familia Sharif, que ha reconocido la posesión de las propiedades en una lujosa zona de Londres, pero rechaza cualquier ilegalidad.

"Si la comisión concluye que Sharif mintió o que hizo algo ilegal se verá obligado a dimitir", explicó Masood.

El analista político y columnista Musharraf Zaidi le da más opciones al primer ministro al considerar que la comisión tendrá grandes dificultades para seguir el rastro del dinero ya que se trata de transacciones económicas de hace 20 años.

"Me parece difícil que encuentren pruebas concretas de ilegalidades. Por ello no creo que haya motivos para que el primer ministro dimita", indicó Zaidi.

A pesar de ello, para Zaidi el escándalo de los "Papeles de Panamá" daña su imagen y le debilita en otros frentes que tiene abiertos, en especial el pulso con el Ejército por una filtración al diario "Dawn" sobre diferencias entre los militares y el Ejecutivo en la lucha antiterrorista.

"Dawn" informó el 6 de octubre de 2016 de que el Gobierno se "quejó" a los militares de que cuando tomaban medidas contra ciertos grupos terroristas "las instituciones de seguridad trabajan entre bastidores para liberar a los arrestados".

El Ejército, que ha gobernado durante la mitad de los 70 años de vida independiente de Pakistán, tanto con dictadores como incluso en periodos democráticos, se arroga el control de las políticas de Exteriores, Defensa y seguridad interna, y declaró la filtración una "violación de la seguridad nacional" y exigió responsabilidades.

Sharif cesó a su ministro de Información, Pervaiz Rasheed, ese mismo mes y el pasado sábado a su asesor de Exteriores, Tariq Fatemi, uno de los diplomáticos paquistaníes de más alto rango.

Además, pidió sancionar al periodista Cyril Almeida, autor de la noticia, y al editor del diario "Dawn", Zaffar Abbas.

Pero a la jerarquía militar no le pareció suficiente y el director de la oficina de comunicación del Ejército, el general de división Asif Ghafoor, rechazó la decisión del primer ministro públicamente en Twitter.

"La notificación de la filtración de 'Dawn' es incompleta y no está en línea con las recomendaciones del comité de investigación. Se rechaza la notificación", dijo Ghafoor.

Para Zaidi "el tweet fue vergonzoso y subversivo. No se humilla así a tu jefe en público", dijo.

Tanto Zaidi como Masood no creen que pulso entre Gobierno y Ejército llegue a más, aunque le debilita.

"2013 fue histórico porque por primera vez que se produjo una transición democrática en Pakistán, pero el primer ministro fue sustituido. Ahora un jefe de Gobierno podría acabar su mandato y será histórico de nuevo", afirmó Zaidi. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7