Netanyahu llegó a París para adhesión de Israel a OCDE

PARIS (AFP). El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu llegó este jueves a París para celebrar con un discurso la victoria diplomática que representa para el Estado hebreo su adhesión a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el club de las economías más desarrolladas del mundo.

La admisión de Israel en la OCDE es la coronación de 16 años de esfuerzos y una victoria diplomática para el Estado hebreo, aun cuando le queda por asumir el desafío de resolver la pobreza que afecta a todo el país.

Los palestinos protestaron vigorosamente al conocer la noticia. Su ministro de Relaciones Exteriores, Riyad al Malki, lamentó la adhesión a la OCDE de "un Estado ocupante que viola a diario los derechos humanos y el derecho internacional".

"Uno de los actuales desafíos también es desarrollar la situación económica de los palestinos y de nuestros vecinos (...). Esto no reemplaza a la paz política, pero podría contribuir", respondió el primer ministro israelí en una entrevista publicada este jueves por el diario francés Le Figaro.

Netanyahu llegó poco antes del mediodía a París y tenía previsto un almuerzo de trabajo con el presidente francés Nicolas Sarkozy. Posteriormente hablará ante la OCDE y se entrevistará con el jefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi, quien ejerce en la actualidad la presidencia de esa organización, cuya sede se encuentra en París.

Para Netanyahu, la admisión en la OCDE abre nuevas fuentes de capital a Israel, que ha pasado del estatuto de economía emergente (inflación a tres cifras y devaluaciones constantes al comienzo de los años 1980) al de economía desarrollada, con un producto interno bruto per capita que le clasifica en el puesto 22º de los miembros de la organización.

Israel ingresa en la OCDE al mismo tiempo que Estonia y Eslovenia.

"La adhesión a la OCDE demuestra las capacidades de Israel para hacer prevalecer sus puntos de vista, pese a una evolución general hostil a su política, por ejemplo el informe Goldstone y la pugna con la administración Obama", estimó Denis Bauchard, especialista en Oriente Medio en el Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI).

Tras su visita a París Benjamin Netanyahu debe viajar a Washington, haciendo una escala en Ottawa, por invitación del presidente estadounidense Barack Obama, con quien se reunirá el martes próximo en la Casa Blanca.

Esta invitación ha sido interpretada como una tentativa de apaciguar las relaciones entre Estados Unidos e Israel, que han atravesado recientemente una grave crisis de confianza provocada por la continuación de la colonización judía en Jerusalén Este anexionada.

En la actualidad la tensión ha disminuido un poco, sobre todo gracias al anuncio de las conversaciones de paz israelo-palestinas, llamadas de "proximidad", bajo los auspicios de Estados Unidos.

Benjamin Netanyahu ha definido "dos elementos críticos" para lograr la paz. Las negociaciones están congeladas desde diciembre de 2008, después de la ofensiva israelí contra el movimiento islamista palestino Hamas en Gaza

"El primer (elemento) es que el interlocutor palestino acepte el reconocimiento del Estado judío (...). Lo que significa el fin de las reivindicaciones ulteriores y que el asunto de los refugiados palestinos sea resuelto por fuera de las fronteras de Israel", dijo Netanyahu a Le Figaro.

"El segundo es que ese Estado palestino sea desmilitarizado", añadió.

Las discusiones tropiezan no obstante hasta el presente con el contencioso de las colonias judías, ya que Israel se niega a congelar la colonización en Jerusalén Este.

La anexión de Jerusalén Este por Israel en 1967 jamás ha sido reconocida por la comunidad internacional.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes