Netanyahu se impone a corrientes más extremistas del Likud

JERUSALÉN (AFP). El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se impuso este jueves a los extremistas del Likud logrando que una aplastante mayoría del Comité Central se pronunciara con un voto "técnico" en favor postergar las elecciones internas a cargos claves del parido.

Según los resultados definitivos, no menos del 77% de los 2,525 miembros del comité central decidieron enmendar la carta de constitución de la gran formación de la derecha israelí, el Likud, y permitir así que estas elecciones internas se lleven a cabo a finales de 2011 y no en mayo como esta previsto.

Para imponer su punto de vista el primer ministro logró obtener los dos tercios de los sufragios, lo que Netanyahu había calificado como "una misión casi imposible". La votación terminó este jueves a las 22H00 locales (19H00 GMT).

"Es un éxito importante, que prueba que el Likud es un partido serio", dijo Netanyahu.

Con esta victoria sobre un tema en apariencia "técnico", Netanyahu evita por el momento una confrontación por el auge de la corriente ultranacionalista en el seno del Likud.

Esta corriente está representada por Moshé Feiglin y por los ministros y diputados "duros", que sospechan que Netanyahu quiere hacer concesiones a los palestinos bajo la presión del presidente estadounidense Barack Obama.

Netanyahu se ha implicado personalmente en esta votación, participando en los últimos días en media docena de mitines de los miembros del comité central del Likud.

Para uno de los analistas de la televisión "al implicarse a fondo en esta votación, el primer ministro se dejó arrastrar por la histeria como si su poder estuviese en juego, lo que no es el caso. Así le ofreció un trampolín inesperado a Moshe Freiglin".

"No podemos permitir que el jefe de nuestro partido de derecha transfiera sus sufragios a la izquierda", dijo Freiglin luego de conocer su derrota.

Moshé Feiglin se ha convertido en el "enemigo declarado" de Netanyahu.

Este colono religioso de 48 años, ex activista de ultraderecha, que estuvo preso seis meses por "rebelión contra el Estado" y ferviente partidario del Gran Israel, entró al Likud para infiltrarlo.

Hace ocho años, Freiglin consiguió ser elegido en el seno del comité central con 200 de sus partidarios.

Esta política fue un éxito pues, con su "Movimiento por un liderazgo judío", obtuvo una cuarta parte de los sufragios frente a Benjamin Netanyahu en las primarias del Likud de 2006 para designar al jefe del partido.

Feiglin, calificado por Benjamin Netanyahu como "cuerpo ajeno al Likud" no es el único opositor a la línea del Primer ministro israelí.

Caudillos dentro del partido, como Sylvan Shalom, viceprimer ministro, que no se pronunció públicamente sobre este sufragio, y diputados del ala derecha del Likud, como Danny Danon, podrían aprovechar la votación en el comité central para reducir el margen de maniobra del jefe del gobierno.

Estos "duros" critican a Netanyahu por haber sido el primer líder del Likud en aceptar la idea del Estado palestino y haber decretado una suspensión provisional de la construcción de viviendas en las colonias de Cisjordania.

También sospechan que estaría dispuesto a hacer "un gesto" sobre Jerusalén Este -anexado por Israel en 1967 -para dar gusto a Barack Obama, suspendiendo las obras en la parte árabe de la Ciudad Santa, donde los palestinos quieren instalar la capital de su futuro Estado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes