Nicaragua: hermano de vicario amenazaba a dos sacerdotes

MANAGUA (AP). La Policía Nacional dio por cerrado el caso de las amenazas telefónicas a dos sacerdotes católicos luego que el hermano del vicario de la catedral fuera descubierto como el autor de las llamadas.

El arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, había integrado una comisión para investigar el caso y había solicitado la colaboración de la policía.

Tras investigar, la policía detuvo a Alberto Conde, quien se admitió ser el autor de las llamadas amenazantes. El detenido es hermano del vicario de la Catedral de Managua, Bismarck Conde.

La admisión del sujeto fue registrada en un vídeo que fue dado a conocer a la prensa el sábado en la noche por el secretario de la Jefatura de la Policía, comisionado mayor Juan Ramón Grádiz.

"Yo fui quien ofendió a los padres", pero "todo fue una broma", dijo el detenido en el vídeo.

El comisionado policial dijo que con la confesión de Conde el caso quedaba cerrado.

Las amenazas contra los dos sacerdotes causaron alarma y preocupación por cuanto siguieron al asesinato el 20 de septiembre del sacerdote Marlon Pupiro, considerado un crítico del gobierno. La policía detuvo a su supuesto asesino y se informó que lo mató para robarle pero la iglesia expresó dudas y pidió una amplia investigación.

Luego de ese asesinato se produjeron llamadas amenazantes desde un teléfono celular contra los sacerdotes Edwin Román Calderón, de la ciudad de Nindirí, y Gerardo Rodríguez Pérez, de Managua.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes