Niño brasileño cae de árbol y termina incrustado en barra de acero

Un niño brasileño de 10 años sobrevivió después de caerse de un árbol y quedar incrustado en una barra de acero de 60 centímetros (2 pies) de longitud que le entró por la axila izquierda y salió cerca de la oreja derecha.

Los médicos dijeron el viernes a Globo TV que consideran un milagro que Weverton Silva no haya muerto. La barra que se le incrustó de un lado a otro del cuerpo pasó muy cerca de una arteria y del corazón en el accidente ocurrido la semana pasada en Río de Janeiro.

El niño estaba en una rama de un árbol de guayaba cuando ésta se quebró y él cayó encima de una pared sobre la cual sobresalía la barra de acero.

Los bomberos llevaron a Weverton al hospital, donde se requirieron cinco horas para retirarle la barra completa, dijo el doctor Rodrigo Chicralla. Los médicos le dieron de alta el viernes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes