El Niño duplica las posibilidades de que haya guerras civiles

Londres ( EFE). Ciclos climáticos como El Niño, que eleva las temperaturas en amplias zonas del planeta, duplican las posibilidades de que se produzcan conflictos armados, según un estudio que publica el último número de la revista británica Nature.

" Es la primera demostración de que la estabilidad de las sociedades modernas depende en gran parte del clima global", señala la investigación, elaborada por científicos del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

El estudio apunta a que una quinta parte de los conflictos ocurridos en el último medio siglo, entre 1950 y 2004, se vio influida por ese fenómeno climatológico, que se caracteriza por un aumento inusual de las temperaturas y las sequías en los trópicos.

Diversos historiadores y climatólogos ya habían indicado que cambios ambientales influyeron de manera decisiva en algunos de los grandes episodios de violencia de la humanidad, incluso en el colapso de civilizaciones.

Sin embargo, esta es la primera investigación que relata cómo alteraciones drásticas de la temperatura y de los ciclos de lluvia pueden desestabilizar gobiernos y sacudir a las sociedades modernas.

Los investigadores han analizado la relación en el último medio siglo entre las alteraciones climáticas de El Niño y los guerras civiles en más de noventa países.

Entre el 80 y el 90 por ciento de los conflictos armados que se produjeron desde 1950 son luchas internas en las que los partidarios de un gobierno se han enfrentado a los de la oposición y muchos de ellos han sido avivados por el aumento de la temperatura, según el investigador de la universidad de Columbia Solomon Hsiang.

El Niño provoca sequías que merman la agricultura y la ganadería de países enteros, además de inundaciones que arrasan amplios territorios y dejan a su paso enfermedades, lo que provoca un "shock" económico en las sociedades afectadas.

Las familias sufren una reducción drástica de sus ingresos, mientras se disparan los precios de los productos de primera necesidad, circunstancias que sacan a la superficie y aceleran conflictos sociales que estaban latentes.

Más allá de las motivaciones políticas y económicas que encienden los conflictos, los autores del estudio recalcan la importancia del clima en la psicología de las poblaciones.

" Tendemos a pensar que todos los conflictos tienen razones muy profundas y en algún sentido es así, pero es importante tener también en cuenta la tendencia a la violencia de muchos seres humanos, que se ve amplificada con el calor", dijo el investigador Mark Cane en la presentación del trabajo.

Dado que el fenómeno de El Niño se puede predecir con unos dos años de antelación -sucede en ciclos de entre tres y siete años- los autores del estudio sugieren que prestar atención a esos ciclos climáticos mejoraría la preparación de la comunidad internacional ante nuevos conflictos armados y crisis humanitarias.

Los científicos advierten, sin embargo, de que extrapolar sus conclusiones sobre El Niño a cambios climáticos globales a más largo plazo requiere un mayor conocimiento sobre los mecanismos que ligan las crisis sociales y los procesos climáticos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes