Niños mexicanos son atendidos en Sacramento tras incendio

SACRAMENTO, California (AP). Un niño de tres años que sufrió quemaduras graves en el incendio de una guardería en el norte de México donde murieron 42 pequeños era sometido ayer domingo a una operación de injertos de piel que duraría varias horas en un hospital pediátrico de Sacramento, dijo un funcionario.

El niño tenía cerca de la mitad de su cuerpo quemada y los doctores esperaban tratar sus brazos y piernas en la operación, que podría durar hasta cuatro horas, dijo el doctor David Greenhalgh, jefe de quemaduras en el hospital Shriners para Niños en el Norte de California.

Esta sería probablemente la primera de muchas operaciones que necesitará el pequeño.

El infante y una niña de tres años, que tenía quemaduras en más del 80% de su cuerpo, llegaron a Sacramento en avión desde Hermosillo, donde ocurrió la tragedia el viernes.

Ambos estaban en condición crítica y bajo supervisión constante por el riesgo alto de infecciones, dijo Greenhalgh.

"Imagínese, uno pierde la principal barrera a las infecciones al perder la piel", dijo el médico. "Por eso luchamos constantemente contra infecciones sépticas, así que hay que controlar eso en forma constante. Los niños casi siempre pasan por un período de infecciones severas, así que va a ser difícil por un mucho tiempo".Algunos familiares de ambos niños estaban con ellos en Sacramento, informaron varios médicos.

Los dos estaban despiertos y podían comunicarse, aunque no podían hablar porque les habían instalado tubos para respirar, dijo Greenhalgh.

"Les damos muchos medicamentos que ayudan con el dolor y los ayudan a olvidar", dijo. "Queremos que sean capaces de responder preguntas y de abrir los ojos".

Decenas de personas resultaron lesionadas tras el devastador incendio ocurrido en Hermosillo, capital del estado de Sonora. Unos 142 niños, de entre 6 meses y 5 años de edad, y seis adultos del personal estaban en la guardería cuando estalló el incendio en una bodega de autos y neumáticos adyacente.

Treinta y tres personas, entre adultos y niños, continuaban hospitalizados la noche del domingo.

El hospital Shriners esperaba saber si las autoridades mexicanas enviarían a más víctimas del incendio. La unidad de terapia intensiva podría admitir entre dos y cuatro más, dijo el médico.

Más temprano, la doctora Tina Palmieri, jefa asistente del área de quemados del hospital, dijo que la tasa de supervivencia en casos como el de la niña es de aproximadamente 50%.

"Va a ser un reto", señaló. "Mucho dependerá de qué tan profunda es la quemadura y dónde está localizada, y que tan grave es la inhalación de humo", agregó.

Un familiar que llegó al hospital de Sacramento dijo que el padre de la niña viajó con ella.

"Ellos me llamaron de México", comentó Félix Barreras, de 42 años, quien vive en Fairfield, en el este de la Bahía de San Francisco. "Vi las noticias ayer, pero nunca imaginé que sería mi familia", señaló.

Barreras dijo que la madre de la niña es su sobrina y que trabajaba en la guardería cuando ocurrió el incendio. A la madre la llevaron a un hospital en Ciudad Obregón, también en el estado de Sonora.

"Atravesó las llamas para sacar a su hija. Se quemó la cara, la cabeza. Inhaló mucho humo", señaló.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes