Nominado a dirección de CIA enfrenta cuestionamiento

WASHINGTON (AP). El Comité de Inteligencia del Senado se ocupará del último cargo notable en materia de seguridad nacional nominado por el presidente Barack Obama: la sorprendente elección de Leon Panetta como director de la CIA.

En camino a su audiencia pública de hoy jueves, el ex congresista demócrata de California sabe que tendrá que renunciar a lugares lucrativos en juntas de directores, dar por terminado su trabajo de consultoría y hacer su vida sin los discursos bien pagados mientras maneja la agencia de espionaje.

Panetta gana más de 800,000 dólares en honorarios por dirección y consultoría, incluido un salario de 50,000 dólares como profesor en la Universidad de Santa Clara en California. Obtuvo además 250,000 dólares adicionales por 12 discursos el año pasado, varios de los cuales cobro a 28,000 dólares cada uno.

Entre quienes contrataron a Panetta a través de una oficina de oradores con sede en Washington estuvieron dos compañías financieras en problemas, Merrill Lynch y Wachovia, que recibieron ayuda federal durante la conmoción en Wall Street. Ambas fueron compradas por otros bancos.

Panetta también habló al Carlyle Group, una empresa de inversión con intereses en defensa, servicios financieros, energía y compañías de infraestructura.

Al escoger a Panetta, Obama pasó por alto a funcionarios y ex funcionarios de la CIA con credenciales impresionantes. Los otros candidatos potenciales habían trabajado en servicios de inteligencia durante el desarrollo de políticas de interrogatorio y tortura del gobierno de George W. Bush, o antes, durante los meses previos a los ataques terrorista del 11 de septiembre del 2001.

Si es recomendado por el comité y confirmado por el pleno del Senado, Panetta asumiría el control de la CIA justo después de que Obama realizó cambios drásticos en el programa de detención e interrogación de la agencia, ordenó el cierre de prisiones secretas y la cancelación de interrogatorios realizados bajo métodos aprobados por el ejército.

Panetta apoya fuertemente las medidas de Obama.

"Quienes apoyan la tortura pueden creer que podemos abusar de cautivos en ciertas circunstancias exclusivas y aún ser congruentes con nuestros valores. Pero esa es una gran falacia. Creemos en la dignidad del individuo, en el imperio de la ley, y la prohibición de castigo cruel e inusual, o no creemos. No hay punto medio", escribió el año pasado en el Washington Monthly.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes