Noriega apela para evitar extradición a Francia

FORT LAUDERDALE, Florida (AP). El ex dictador panameño Manuel Noriega pidió a un tribunal federal de apelaciones en Estados Unidos que invalide el fallo de tres jueces federales e impida su extradición a Francia, donde enfrentaría cargos de lavado de dinero.

Abogados de Noriega, de 73 años, quieren que el tribunal de apelaciones permita al ex dictador regresar a Panamá. Como lo han hecho en ocasiones anteriores, los abogados dicen que Noriega es un prisionero de guerra y como tal debe ser repatriado, bajo la Convención de Ginebra.

"Sencillamente, la convención de prisioneros de guerra requiere el inmediato regreso a su país de los prisioneros de guerra al final de las hostilidades, sujeto a la conclusión de cualquier sentencia impuesta por crímenes", dijeron los abogados Frank Rubino y Jonathan May en un documento presentado el lunes.

Tres jueces federales en Miami han rechazado previamente ese argumento, diciendo que el pedido de extradición presentado por Francia es apropiado. El gobierno de George W. Bush ha hablado en favor de la extradición y ha dicho que la Convención de Ginebra no es aplicable al caso.

Noriega, una vez un valioso colaborador de la CIA en Latinoamérica, fue derrocado en una invasión militar estadounidense a Panamá en 1989 cuando su gobierno se vinculó con el narcotráfico. Noriega fue enjuiciado y declarado culpable de delitos de drogas en un tribunal federal de Miami.

En septiembre, cuando Noriega estaba a punto de cumplir su sentencia, Francia anunció repentinamente que deseaba enjuiciarlo por lavar 3 millones de dólares en ganancias de narcotráfico a través de bancos franceses. Panamá también tiene un pedido de extradición pendiente, pero Estados Unidos no le ha hecho caso.

Cuando estaba encarcelado cerca de Miami, Noriega fue condenado en Francia de lavado de dinero. Pero las autoridades francesas han dicho que sería enjuiciado de nuevo si es extraditado y enfrenta una posible sentencia de 10 años de prisión.

Un juez estadounidense ordenó que Noriega permanezca en el país hasta que se agoten todas sus apelaciones. La decisión final sobre su extradición estará en manos de la secretaria de Estado Condoleezza Rice o su sucesor.

Noriega tiene habitaciones separadas en prisión, el derecho a lucir su uniforme militar y su insignia, acceso a televisión y monitoreo por grupos internacionales de derechos humanos. El juez federal William Hoeveler declaró a Noriega prisionero de guerra tras su condena por drogas, pero Hoeveler y otros dos magistrados han declarado que el estatus no impide su extradición.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes