Noriega tendrá que esperar 7 días más

MIAMI (AP). En un intento por impedir su extradición a Francia, el ex dictador panameño Manuel Noriega alegó hoy miércoles que como prisionero de guerra debe ser repatriado a su país ahora que ya ha cumplido con su condena por narcotráfico.

Pero el panel de tres jueces que escuchó su caso puso en tela de juicio si Noriega tiene el derecho de disputar judicialmente su extradición a París, que lo requiere para juzgarlo por acusaciones de lavado de dinero.

El abogado de Noriega, Jonathan May reiteró ante los magistrados del Tribunal Federal de Apelaciones del 11mo circuito que su cliente está amparado bajo las Convenciones de Ginebra y por lo tanto no puede ser extraditado a un tercer país.

"La Convención de Ginebra otorga derechos específicos, derechos individuales a los prisioneros de guerra", argumentó May en declaraciones a la prensa, tras una audiencia de 30 minutos de la que Noriega estuvo ausente.

Durante su exposición en la sala de audiencias de un edificio céntrico de esta ciudad, el letrado dijo que existen al menos cuatro razones por las que el tribunal debiera considerar que las Convenciones de Ginebra impedirían la extradición.

Sin embargo, no pudo exponerlas porque los magistrados lo interrumpieron con preguntas que cuestionaban la jurisdicción de esas normativas internacionales.

De acuerdo con los jueces, el Congreso prohibió en el 2006 apelaciones como las de Noriega, fundamentadas en las directivas para los prisioneros de guerra incluidas en las Convenciones de Ginebra.

El panel integrado por los jueces Ed Carnes, Joel Dubina y Jane Restani no emitió ningún fallo y podrían pasar varios meses hasta que ello suceda.

Los alegatos de Noriega, que ya ha cumplido con 19 años de prisión por permitir que un barco colombiano transportara toneladas de cocaína a Estados Unidos a través de Panamá, han sido rechazados anteriormente por tres jueces federales.

Noriega fue condenado de ocho cargos en abril de 1992 y condenado a 40 años de prisión.

Ese mismo año, en la víspera de su traslado a una cárcel de máxima seguridad, su defensa logró que el juez federal William Hoeveler lo declarara prisionero de guerra, lo que le daría plena protección bajo las Convenciones de Ginebra.

Hoeveler redujo la condena a 30 años en 1999. Debido a su buen comportamiento, Noriega debió ser liberado el 9 de septiembre. Pero por entonces llegó la solicitud de extradición de Francia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes