Nueva denuncia contra la sudanesa cristiana condenada por apostasía

La sudanesa cristiana refugiada en la embajada estadounidense en Jartum, tras la anulación de su condena a muerte por apostasía, es objeto de una nueva denuncia ante la justicia por personas que afirman ser miembros de su familia, indicó su abogado el martes.

Estas personas, de confesión musulmana, que pretenden probar sus lazos de parentesco con Meriam Yahia Ibrahim Ishag, son las mismas que presentaron la primera querella en 2013 que desembocó en su condena a muerte por apostasía el 15 de mayo.

Dicha condena, pronunciada en virtud de la ley islámica vigente en Sudán, que prohíbe las conversiones, fue finalmente anulada en apelación el 23 de junio, después de que el caso provocara un escándalo internacional.

Meriam Yahia Ibrahim Ishag se refugió en la representación diplomática estadounidense después de haber sido detenida, condenada a muerte, liberada, y detenida de nuevo cuando intentaba salir del país, acusada de utilizar documentos falsos.

La justicia sudanesa había condenado a Meriam Yahia Ibrahim Ishag a la pena de muerte por apostasía, en virtud de la interpretación sudanesa de la sharia (ley islámica) vigente en el país desde 1983, que prohíbe las conversiones.

Su marido, Daniel Wani, cuenta con la doble nacionalidad estadounidense y sursudanesa.

"Pienso que el tribunal rechazará esta nueva denuncia", indicó su abogado.

Según activistas cristianos, un hombre que afirma ser su hermano anunció que su familia la mataría si era declarada inocente de las acusaciones de apostasía.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7