Nuevo representante comercial de Trump endurecería postura

Tras ser confirmado por el Senado como representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, de 69 años, se encargará de renegociar y hacer cumplir acuerdos comerciales, incluido el TLCAN.

Lighthizer ha sido un elemento clave en los círculos de la política comercial de Washington en casi cuatro décadas. Se hizo de una reputación como negociador astuto. Al igual que el presidente que lo eligió, Lighthizer no es apegado a la política adoptada por el Partido Republicano, que durante décadas favoreció el libre flujo del comercio global al considerarlo benéfico para el crecimiento económico.

"Él es un pragmático del comercio", opinó Paul Rosenthal, un abogado especializado en comercio para la firma Kelley Drye & Warren. "No necesariamente abraza el libre comercio como una religión, como lo hacen algunas personas".

Pero los partidarios del libre comercio, como los analistas del Peterson Institute for International Economics, argumentan que un enfoque combativo como el que proponen Trump y Lighthizer podría ser contraproducente.

Alegan que bloquear o gravar las importaciones aumentaría los precios de muchas importaciones para los consumidores estadounidenses y provocaría represalias de las naciones afectadas. El resultado podría ser una guerra comercial que perjudicaría a los agricultores y a las empresas estadounidenses _desde Boeing hasta Caterpillar_ que dependen de las exportaciones.

Lighthizer se ha quejado desde hace tiempo de que Estados Unidos vaciló mientras China implementaba políticas comerciales abusivas, con lo que permitió que aumentara sustancialmente la brecha comercial con Beijing y que muchas fábricas estadounidenses cerraran. Ahora, en su nuevo puesto, el veterano abogado comercial tendrá la oportunidad de hacer algo al respecto.

La filosofía de Lighthizer, indica Rosenthal, esencialmente se reduce a: "¿Cómo podemos darnos el lujo de defender unilateralmente el libre comercio cuando los chinos no actúan recíprocamente?".

No todos los republicanos reaccionaron con entusiasmo a su nominación. El miércoles, los senadores John McCain de Arizona y Ben Sasse de Nebraska escribieron una carta conjunta a Lighthizer, diciéndole que se opondrían a su nominación, en parte porque "no apreciaba" los beneficios económicos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá, el cual Trump quiere renegociar o rescindir.

El próximo representante comercial de Estados Unidos tiene experiencia en el derecho comercial y trabajó en el gobierno de Ronald Reagan para contrarrestar las importaciones japonesas. Con esos antecedentes, Lighthizer probablemente intentará obligar a China y a otros competidores a poner fin a lo que el equipo de Trump considera como comercio injusto.

Lighthizer no será el único peso pesado de la política comercial del gobierno de Trump. Se espera que el secretario de Comercio Wilbur Ross, un inversionista multimillonario, se involucre en asuntos comerciales, incluso en el intento de renegociar el TLCAN. Peter Navarro, un vociferante crítico de China, está asesorando a la Casa Blanca sobre comercio.

¿Podría darse el caso de que el trabajo de Lighthizer se vea eclipsado por otros funcionarios comerciales?

"Las palabras ‘eclipsado’ y ‘Bob Lighthizer’ no deberían tener que aparecer en la misma frase", respondió Clyde Prestowitz, quien fue un funcionario de comercio en el gobierno de Reagan y un crítico de hace mucho tiempo de la política comercial de Estados Unidos.

Lighthizer tiene más contactos en el Congreso y más experiencia con los detalles del derecho comercial que Navarro o Ross. En 2008 escribió una columna en The New York Times en la que criticó a McCain _entonces candidato republicano a la presidencia_ por haber apoyado incondicionalmente el libre comercio. Lighthizer recalcó que "los estadistas conservadores, desde Alexander Hamilton hasta Ronald Reagan, a veces apoyaron el proteccionismo".

"Siempre comprendieron que la política comercial era simplemente una herramienta para construir un país fuerte e independiente con una clase media próspera", escribió.

Durante su campaña presidencial, Trump prometió renegociar o poner fin a los acuerdos comerciales de Estados Unidos, diciendo que fallaron a los trabajadores estadounidenses, pero Dean Pinkert, exmiembro de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, dijo creer que Lighthizer buscará mejores formas de utilizar los acuerdos existentes antes de tratar de anularlos.

Durante una comparecencia en 2010, Lighthizer dijo que Estados Unidos debería sacar provecho más agresivamente de las reglas de la OMC para encontrar nuevas formas de presentar denuncias contra China, como por ejemplo, por manipular su moneda.

Alan Wolff, un asesor del representante comercial de Estados Unidos durante el gobierno de Jimmy Carter, opinó que China y otros socios comerciales estadounidenses deberían prepararse.

Bajo Lighthizer, agregó Wolff, "la política comercial se va a poner mucho más dura".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada