OEA reincorpora a Honduras

WASHINGTON (AP). La OEA reincorporó el miércoles a Honduras, tras haber suspendido a la nación centroamericana en 2009 a raíz del derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.

Un total de 32 estados miembros aprobaron una resolución que dejó sin efecto la suspensión, pero que no incluyó un párrafo sobre la necesidad de juzgar a los responsables intelectuales y materiales del derrocamiento de Zelaya.

La canciller colombiana María Angela Holguín, quien presidió la sesión extraordinaria, recibió en la sala justo después de la votación a la primera vicepresidenta de Honduras, María Antonieta Guillén, quien se dirigió a la sesión para reconocer que "no ha sido nada fácil llegar hasta acá".

Dijo que el reingreso a la OEA "más que una celebración, sirve de profunda reflexión" porque los hondureños han aprendido de la crisis política del 2009. Invitó a los asistentes a reflexionar, "porque hubo grandes y pequeños desaciertos, y no todos achacables a nosotros" y se pronunció a favor de revisar un sistema de alerta temprana que impida el deterioro de la democracia y el papel de la democracia preventiva.

El presidente hondureño Porfirio Lobo dijo en Tegucigalpa que nombró a Jorge Ramón Hernández como embajador de Honduras en la OEA, quien presentó sus credenciales inmediatamente después de concluir la asamblea general extraordinaria.

Hernández es actualmente embajador hondureño en Washington. Desempeñará ambas funciones.

"Este es un día histórico para Honduras y los pueblos de América... y doy gracias a Dios por habernos fortalecido en este camino de compromiso con nuestro pueblo", dijo el mandatario.

Elogió a la comunidad internacional por "su esfuerzo permanente y solidario en este proceso", en el que destacó las gestiones de los presidentes Juan Manuel Santos de Colombia y Hugo Chávez de Venezuela.

"Seguiré avanzado en este proceso reconciliador hasta que nos abracemos y perdonemos todos, y miremos hacia el futuro... y que el presente debe construir el futuro que nuestro país requiere".

El secretario general de la OEA José Miguel Insulza reconoció que tal vez el organismo pudo haber hecho más para lograr la reincorporación de Honduras, pero manifestó estar satisfecho no solo por el resultado sino por haberlo logrado "respetando nuestros principios, como el de la no intervención".

"Algunos querían que se hicieran otros cosas, pero predominó la idea de que nuestra acción tenía límites. Nos demoramos más, pero es mejor así", indicó.

Al referirse al hecho, Zelaya dijo en rueda de prensa en su residencia en Tegucigalpa que "es una victoria para Honduras y un avance para el gobierno de Lobo y el pueblo hondureño".

"El golpe de Estado no lo acepta nadie y hasta Lobo lo ha rechazado... y lo que ocurrió hoy es el retorno de Honduras al concierto de las naciones y a la reconciliación nacional, que todos debemos dar continuidad". Zelaya retornó el sábado de su exilio en República Dominicana.

La solicitud del canciller venezolano Nicolás Maduro realizada a puertas cerradas con Holguín y el secretario general José Miguel Insulza para incluir el juzgamiento de los golpistas en el proyecto de resolución provocó un retraso de tres horas en el comienzo de la sesión extraordinaria, lo cual llevó a la secretaria de Estado Hillary Clinton a cancelar su asistencia a la asamblea, donde planeaba pronunciar un discurso.

Maduro explicó durante su intervención que votó a favor de la resolución pero con reservas, porque "intentamos proponer en la resolución algunos elementos que dieran más garantías a lucha contra la impunidad y la necesidad de justicia para los que perpetraron el golpe. No fue posible introducir estor elementos, pero pusimos los puntos sobre la mesa y llamamos a la comunidad hemisférica para que más temprano que tarde se haga justicia en Honduras".

Ecuador reiteró su oposición a la reincorporación de Honduras al calificarla de "prematura" alegando que las autoridades hondureñas no han investigado debidamente las violaciones a derechos humanos cometidas durante los siete meses del gobierno de facto de Roberto Micheletti.

A la sesión extraordinaria acudieron los cancilleres de Guatemala, Panamá y México, el subsecretario de Estado para el hemisferio occidental Arturo Valenzuela y el asesor de la Casa Blanca para asuntos hemisféricos, Dan Restrepo.

La OEA adoptó la medida después de que Colombia y Venezuela lograran en abril un acuerdo con el presidente hondureño Porfirio Lobo que permitió a Zelaya regresar el sábado a su país tras 16 meses de exilio en República Dominicana, sin tener que enfrentar causas judiciales por corrupción.

La reunión de la OEA ocurrió un día después de que Brasil solicitara el beneplácito de Honduras para designar a su embajador con el fin de reanudar las relaciones suspendidas desde 2009.

Antes del acuerdo de Cartagena, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia y Nicaragua fueron las naciones más insistentes en condicionar la reincorporación de Honduras a la OEA con el regreso de Zelaya a su país.

Un total de 87 congresistas demócratas pidieron la víspera a la secretaria Clinton suspender la ayuda a las fuerzas armadas y policía hondureñas debido a la débil protección que brindan a los derechos humanos. El Departamento de Estado respondió en un comunicado que el reingreso de Honduras "permitirá a la OEA mejorar la situación de derechos humanos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes