ONU advierte a Irak de caos sin acuerdo político

Naciones Unidas exhortó el sábado a los líderes iraquíes a superar sus profundas divisiones y formar rápidamente un nuevo gobierno que pueda unir al país y enfrentar una creciente amenaza extremista, advirtiendo que no hacerlo " arriesga al país a caer en el caos".

La fuerte ofensiva suní de las últimas cuatro semanas ha llevado al país a su peor crisis desde que las fuerzas estadounidenses salieron en 2011, llevando el derramamiento de sangre a niveles no vistos desde la guerra. La ofensiva también ha disparado las tensiones entre suníes y chiíes, lo que pudiera llevar a que el país se divida en tres sobre la base de etnias y sectas religiosas.

El nuevo parlamento iraquí tiene programado celebrar el domingo su segunda sesión en medio de esperanzas de que los legisladores puedan elegir rápidamente a un nuevo primer ministro, presidente y presidente del Parlamento, los primeros pasos para formar un nuevo gobierno. El Parlamento no logró ningún avance en su primera sesión y pospuso la segunda hasta el domingo.

Nicolai Mladenov, enviado especial de la ONU a Irak, pidió a los legisladores que asistan a la reunión y lleguen a un acuerdo sobre la nueva dirección del país, advirtiendo de consecuencias nefastas si el empantanamiento político se prolonga.

" Eso sólo beneficia los intereses de los que tratan de dividir el pueblo de Irak y destruir las oportunidades de conseguir la paz y la prosperidad", dijo Mladenov en un comunicado. " Irak necesita un equipo que pueda unir a la gente. Ahora es el momento de dejar a un lado las acusaciones, ahora es el momento de lograr un acuerdo en interés del pueblo iraquí".

El primer ministro Nuri al-Maliki, quien gobierna el país desde 2006, está presionado para dejar el cargo. La incapacidad de su gobierno para evitar el ataque, mucho menos controlar los avances de los extremistas, ha socavado la confianza del pueblo iraquí y de la comunidad internacional en su habilidad para mantener el país unido y salir de la crisis.

Los opositores de Al-Maliki, e incluso muchos de sus antiguos aliados, lo acusar de tratar de monopolizar el poder y enemistarse con la comunidad suní, y presionan para que no se postule a un tercer período consecutivo. Al-Maliki se ha negado a retirar su candidatura.

Aunque el Parlamento demoró cinco días su segunda sesión, es poco probable que los legisladores logren un avance importante el domingo para elegir un nuevo liderazgo, lo que crea las condiciones para más enfrentamientos políticos y demoras a corto plazo.

Los extremistas, que han aprovechado la profunda insatisfacción con al-Maliki entre la población minoritaria suní, han tomado el control de la mayoría de las regiones predominantemente suníes del país en el norte y el oeste. Los frentes de batalla se han estabilizado en lo fundamental desde que la ofensiva enfrentó su primera resistencia importante en regiones de mayoría chií, aunque los fuertes combates continúan.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7