ONU advierte que conversaciones sobre clima son demasiado lentas

ETIQUETAS

CANCUN, México (AP). El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, instó a los gobiernos a alzarse a la altura de las circunstancias frente al desafío del calentamiento global. Por su parte los habitantes de islas del Pacífico resaltaron la urgencia de redactar un nuevo pacto para moderar el cambio climático antes de que sus países desaparezcan bajo las aguas.

Las exhortaciones tuvieron lugar en momentos en que la conferencia de la ONU sobre el clima, de dos semanas, se aproximaba a su fin mientras los delegados buscaban resolver una serie de objeciones que obstaculizan la ayuda a las naciones pobres para lidiar con el cambio climático y proteger los bosques.

En medio de profundas divisiones, el cónclave de 193 naciones dejó a un lado la cuestión aparentemente intratable de la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que se debería reducir, para enfocarse en cambio en crear las herramientas para las tareas futuras.

La reunión tiene lugar un año después de la decepcionante cumbre climática en Copenhague y la frustración era evidente.

"Estoy profundamente preocupado de que nuestros esfuerzos hasta ahora hayan sido insuficientes", dijo Ban, al inaugurar la reunión de alto nivel de presidentes, primeros ministros y ministros ambientales. "Todavía no estamos a la altura del desafío".

Ban se manifestó complacido de que los gobiernos se hubiesen acercado a sus promesas de aportar 30.000 millones de dólares en fondos de emergencia para los países pobres hasta el 2012, pero dijo que no era suficiente.

"Debemos lograr progresos en la entrega efectiva de dichos fondos, junto con un sistema contable transparente y vigoroso", dijo a la prensa.

Las naciones también debían acordar los medios para cumplir la promesa formulada el año pasado en la capital dinamarquesa de aportar 100.000 millones de dólares anuales para el 2020 a fin de luchar contra el cambio climático, agregó.

Los países más vulnerables del mundo advirtieron a los 15.000 participantes que su situación era catastrófica y urgente.

"La gravedad de la crisis nos ha eludido. Ha quedado oculta en una niebla de jerga científica, económica y técnica", afirmó Marcus Stephen, presidente del país insular de Naurú, con menos de 10.000 habitantes.

Stephen censuró a los delegados por dejar que las posiciones dogmáticas demorasen las negociaciones que llevan años. "Nuestros gobiernos no están estancados debido a divisiones ideológicas", dijo de sus colegas en las naciones isleñas del Pacífico.

"Los océanos que otrora nos sostenían ahora amenazan tragarnos", afirmó por su parte el presidente de Palau, Johnson Toribiong. "El mundo debe oír nuestro reclamo de acción colectiva para salvarnos a nosotros... y a nuestro planeta Tierra".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes