La ONU, nexo entre las comunidades chipriotas divididas hace medio siglo

Cincuenta años después de que la misión de la ONU para el mantenimiento de la paz (UNFICYP) desembarcase en Chipre, la isla sigue dividida y sin una solución política, pese a que esta operación internacional sigue siendo el eslabón imprescindible entre las dos comunidades que viven en ella.

La UNFICYP es la misión más longeva de la ONU que se estableció en aquel lejano 1964 para frenar las hostilidades entre grecochipriotas y turcochipriotas, que estallaron tan solo tres años después de que Chipre se independizase de los británicos.

Aunque la situación actual no es parecida a la de hace 50 años, la presencia de la UNFICYP sigue siendo necesaria hasta que se logre una solución al conflicto chipriota.

La actuación de la UNFICYP fue decisiva en 1974, cuando en respuesta al golpe de Estado grecochipriota, una semana después, el ejército turco invadió y ocupó la parte norte de la isla.

Desde entonces, las dos comunidades se encuentran geográficamente divididas -grecochipriotas en el sur y turcochipriotas en el norte- por lo que se conoce como la zona de amortiguación, una franja que se extiende 180 kilómetros a lo largo de la isla y que está vigilada por los cascos azules de la ONU.

" La ONU tiene el firme propósito de continuar con la misión todo el tiempo que sea necesario para dar cumplimiento al mandato que fue establecido por el Consejo de Seguridad", apuntó a Efe el teniente coronel Miguel Ángel Salguero, que encabeza el contingente argentino, el segundo mas grande de la UNFICYP.

Aunque en los últimos 20 años no ha habido choques entre las dos partes, en ausencia de una solución política, el Consejo de Seguridad de la ONU ha ampliado el mandato de la UNFICYP.

Parte de las tareas de esta misión es respaldar al secretario general de la ONU de turno en su labor de auspiciar la reunificación de las comunidades de Chipre, un objetivo que hasta hoy no ha dado resultados.

En la actualidad hay desplegados en Chipre un total de 925 efectivos uniformados (859 soldados y 66 agentes de Policía) procedentes de 21 países, más 37 empleados de personal civil internacional y 110 de personal civil local.

El presupuesto anual de la misión es de unos 42 millones de euros (más de 56 millones de dólares) de los cuales unos 14 millones (18,6 millones de dólares) es la contribución voluntaria de Chipre y unos 5 millones (6,5 millones de dólares) la cuota de Grecia, siendo así la tercera misión de la ONU menos costosa.

Durante estos 50 años de presencia, 32 estados han enviado sus soldados a Chipre y se han registrado 184 muertes.

Entre los países que contribuyen a esta misión de paz se encuentra desde 1993 Argentina, que cuenta con cerca de 300 efectivos, en el que también están integrados catorce militares de Chile, el mismo número de Paraguay y uno de Brasil.

Argentina es después del Reino Unido (antigua potencia colonial en Chipre), el país que más efectivos ha enviado a la UNFICYP, seguida de Eslovaquia y Hungría.

El nuevo recambio de la Fuerza de Tareas Argentina, que rota cada seis meses y llegó a Chipre el pasado febrero, incluye la presencia de 8 mujeres.

"No hay ningún tipo de discriminación entre mujeres y hombres respecto a las actividades", aseguró a Efe una de las integrantes, Mariana Ponce, quién llegó al Sector 1, sede del contingente argentino, situado a unos 50 kilómetros al oeste de Nicosia.

También en Chipre se encuentra desplegada la unidad aérea Unflight, compuesta por alrededor de 30 efectivos de la Fuerza Aérea Argentina, helicópteros Bell 212 y Hughes 500 D.

" Chipre nos da la posibilidad de contribuir a la paz desde nuestro servicio militar", explicó el coronel Salguero.

" Como dijo una vez un secretario general de la ONU, las misiones de paz, paradójicamente, solo pueden cumplirlas los soldados", agregó el oficial argentino, cuyos hombres se encuentran en una misión a 14.000 kilómetros de distancia de su país. EFE


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada